Beneficios de registrarse

Beneficios de registrarse


  • Podrá guardar las noticias de su interés y crear carpetas para clasificarlas.
  • Recibirá un newsletter con los hechos más importantes de la semana.
  • Habilita los comentarios sobre nuestros contenidos.
Registrarse
Columnista Online
Buscar Columnista Online

Tecnología, Derecho y la transformación de esta profesión: ¿por dónde empezar? (I)

Compartir por ×

Correo electrónico
Tecnología, Derecho y la transformación de esta profesión: ¿por dónde empezar? (I)

Daniel Santiago Acevedo Sánchez

Gerente de Pricing & Proyectos Estratégicos en Galicia Abogados (México)

@danielacevedos @danielsantiagoacevedo

 

Los días 25 y 26 de octubre (exactamente una semana antes de la escritura de esta columna) se celebró el primer LegalTech Fest en el Campus del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM por sus siglas o, más popularmente, el TEC de Monterrey).

 

El evento fue de gran relevancia para la escena de tecnología y Derecho mexicana, incluso latinoamericana, pues es la primera vez que se dedican dos días completos al análisis de la transformación que está experimentado esta profesión derivada de la aplicación de tecnologías de información, pero también de nuevas metodologías que pretenden acercar la conversación jurídica al ciudadano “de a pie”.

 

La agenda estaba compuesta por conferencias y talleres que iban desde la aplicación de blockchain como mecanismo de evolución de la fe pública, robots impulsados por reconocimiento de voz para la resolución automática de consultas jurídicas hasta un taller para comprender el concepto y aplicación de legal design.

 

Como ven, fueron múltiples temas a los que los asistentes al evento estuvieron expuestos y justamente una de las preguntas que me hacían varios estudiantes y abogados en ejercicio fue: ¿por dónde empezar?

 

Está claro que el Derecho como profesión se está transformando y la aplicación de tecnologías de información ya no es algo que ocurra como esfuerzos aislados, sino que entre más pasa el tiempo más son las aplicaciones reales que se aprecian. Pero, definitivamente hay un montón de cosas que aprender y no hay tanto tiempo, entonces ¿cuál es la recomendación para adaptarnos mejor a la transformación que nos corresponde vivir? Pues bien, decidí que la columna de hoy se la voy a dedicar a responder, desde mi perspectiva, las preguntas que me hicieron.

 

Primero: todo es un sistema

 

Una de las cosas que más trabajo me costó entender, pero quizás la más útil de todas, es comprender que todo lo que vemos a nuestro alrededor funciona por medio de un conjunto de procedimientos interconectados que cuando operan en armonía, generan justo los resultados que de ellos se esperan. Ese es exactamente mi concepto simplificado de sistema. Por supuesto, hay definiciones mucho más amplias.

 

Ahora, ¿qué hace que un sistema sea un sistema? Como lo mencioné, el conjunto de procesos que lo componen. Así las cosas, mi mejor recomendación para quien me pregunta cómo comprender alguna tecnología, o una metodología novedosa, es entenderla como un conjunto de actividades interrelacionadas que cuando se les proporcionan algunos elementos como insumo, tales actividades deben producir un resultado esperado. Veámoslo mejor con dos ejemplos prácticos, uno simple y otro más complejo: (i) el proceso de elaboración de una comida consiste en tomar una serie de elementos de entrada (los ingredientes) y con base en la ejecución de unas actividades interrelacionadas (la receta) se debe producir un resultado esperado (la comida deseada). Dicho eso ¿quiere aprender a cocinar? Comprenda los diferentes procesos (recetas) para producir diferentes tipos de resultados (las comidas) y cuide los insumos que le proporciona al proceso (los ingredientes); (ii) el proceso de elaboración de un contrato comercial consiste en tomar las condiciones esenciales del negocio (los elementos de entrada) que quedarán reflejados en el documento a elaborar, respetando por supuesto las restricciones establecidas previamente (la legislación aplicable), escribir el documento, obtener las firmas de las partes y hacer la entrega formal a estas para que con base a las reglas dispuestas en el contrato (resultado esperado del proceso) ejecuten su relación contractual. Es la misma analogía utilizada anteriormente para ejemplificar que el concepto de proceso también aplica a la profesión de abogado.

 

Partiendo de esa base, mi recomendación a los estudiantes y profesionales interesados en entender cómo funcionará la transformación del Derecho es estudiar y comprender las bases del funcionamiento de los procesos. Para lograr esto hay múltiples opciones, pero particularmente recomiendo este curso de fundamentos en administración de procesos de la Universidad Tecnológica de Queensland. Es posiblemente uno de los cursos más comprensivos en relación con el tema de pensamiento sistémico y, además, es 100 % online y gratuito.

 

Entendiendo que todo es un sistema, y si el lector se toma el trabajo de estudiar cómo funcionan estos conjuntos de procesos será mucho más fácil posteriormente comprender cómo usar las diferentes tecnologías y métodos disruptivos que están incursionando en el Derecho.

 

¿Cómo se mejoran los sistemas?

 

La respuesta rápida a esta pregunta es: mediante la mejora de sus componentes inherentes. Es decir, (i) mediante la mejora de los procesos, subprocesos y/o actividades que permiten que el sistema genere los resultados (output) esperados; (ii) mediante el insumo (input) entregado al proceso para su funcionamiento o (iii) mediante la mejora de las características del resultado esperado a producir. Posiblemente es una respuesta muy abstracta, pero es también la forma más simple de explicar en poco espacio cómo funciona la mejora de los sistemas. Una respuesta más larga engloba la explicación alrededor de cómo y por qué intervienen todas las metodologías y tecnologías novedosas de las que hemos estado escuchando tanto en el último año. Daré un par ejemplos para que sea más fácil de explicar:

 

Inteligencia artificial y Derecho

 

Para empezar, soy una de las personas que está rotundamente en contra del término “inteligencia artificial” para hacer referencia a un conjunto de tecnologías que automatizan algunas labores de procesamiento de información de forma parecida a como lo hace un ser humano. Aquí una imagen que lo describe bastante bien:

 

Original en: https://www.g2crowd.com/categories/artificial-intelligence
Fuente: Best Artificial Intelligence Software. G2 Crowd. Imagen original en este enlace.

 

Por motivos de espacio, en la próxima entrega sobre cómo empezar a entender mejor la transformación del Derecho por medio la tecnología y la innovación proporcionaré ejemplos fáciles de comprender alrededor de cómo se puede usar machine learning para mejorar la eficiencia de la investigación jurisprudencial, así como un ejemplo acerca de cómo aplicar design thinking para la mejora del proceso de elaboración de un contrato.

 

* Lo aquí expresado es una posición personal y solo compromete al autor.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 3381 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 795 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 661 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 633 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 427 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 334 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 262 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 246 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 103 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 89 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 84 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 68 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 45 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico