22 de Julio de 2024 /
Actualizado hace 3 minutos | ISSN: 2805-6396

Openx ID [25](728x110)

1/ 5

Noticias gratuitas restantes. Suscríbete y consulta actualidad jurídica al instante.

Opinión / Columnista Online

¿Conflicto colombo-israelí?

193911

Santiago Soto Luna
Abogado especialista en temas minero-energéticos

Van dos años del gobierno de Gustavo Petro, en los que los colombianos nos hemos acostumbrado no solo a los escándalos de corrupción y de la falta de competencia de varios miembros del gabinete, sino también a las salidas desacertadas del presidente en la red social X. Tras este periodo, y ante la incapacidad de tomar las riendas del país, el presidente parece haber optado por mantener su condición de candidato que tenía antes del 2022, donde podía ser irresponsable con el uso de las redes sociales y usarlas para crear división y, en el peor de los casos, incendiar el país.

No obstante, a pesar de la susodicha costumbre, sorprendió la declaración donde manifiesta que Colombia dejará de exportar carbón a Israel “hasta que se detenga el genocidio”. Lo anterior tiene muchas implicaciones, más allá que una pataleta presidencial; lo primero, es el hecho de que ahonda la ruptura diplomática con el país de medio oriente, y lo escala a un asunto de comercio internacional, en el que el sector minero paga las consecuencias, por supuesto.

En primera medida, desde el ámbito internacional, como lo manifestó en comunicación la Asociación Colombiana de Minería (ACM), Colombia e Israel actualmente tienen suscrito un tratado de libre comercio desde el 2014 y vigente desde el 2020; cualquiera de los asesores de política exterior, o de la cartera de industria y comercio o cancillería, debería advertir las implicaciones que tiene violar o incumplir este tipo de tratados, no solo frente a posibles reclamaciones o indemnizaciones de la contraparte, sino que también Colombia podría ser castigado duramente en el futuro sobre sus exportaciones no necesariamente de carbón, sino de cualquier otro producto, o de igual forma de productos que Colombia importe.

Lo anterior, sin mencionar el mensaje de inseguridad jurídica que esto transmite a la comunidad comercial internacional, lo cual afectará las ya golpeadas cifras de exportación del país y que, seguramente cuando esto ocurra, también golpeará empleos, recaudo por concepto de impuestos, entrada de divisas etc. Ahí saldrán el presidente y sus áulicos a inventar “golpes blandos” que no le permiten gobernar.

Ahora bien, pasando al panorama interno, frenar exportaciones a un país estratégico como Israel generará un efecto en cadena, pues los empresarios del carbón que realizaban sus actividades comerciales con este país serán golpeados económicamente con esta restricción, lo cual se reflejará, nuevamente, en pérdida de empleos, mano de obra, bienes y servicios; reducción de contribuciones tributarias que se sumarán al ya deficiente recaudo del Gobierno y, muy probablemente, reducción en la producción de carbón de los títulos de donde proviene el mineral, lo cual podremos ver reflejado en la reducción de aportes a regalías en el siguiente bienio.

Vale la pena traer a colación algunas de las cifras del sector minero: la contribución del 1 % al PIB nacional; el presupuesto del sistema general de regalías establecido en la Ley 2072 del 2022 para el bienio 2023-2024 es de casi 30 billones de pesos 29,907.397.716.519), de los cuales el sector minero aporta cerca de 9 billones (9,000.000.000.000). Ahora bien, en materia de comercio internacional, se llegó en exportaciones a una cifra cercana a los 17 billones en ventas externas, y en impuestos, industria y comercio, entre otros, a 18 billones. Por último, la producción de carbón térmico y metalúrgico del país cerró en el 2023 en 71,7 millones de toneladas y, antes del arrebato del presidente Petro, se esperaba cerrará aproximadamente, en 77,3 millones de toneladas para el 2024, en cuanto al coque, cerró en el año 2023 con una producción de 4 millones de toneladas[1].

Con la desatinada declaración del presidente, mata dos pájaros de un tiro, en su cruzada de odio contra dos enemigos declarados: el Estado de Israel y el sector carbonero colombiano.  Como en minería y energía los resultados o, peor aún, las consecuencias no suelen verse en tiempo real, habrá que anotarle al presidente un desastre más por arreglar en el país que nos va a dejar después del 2026.

Gracias por leernos. Si le gusta estar informado, suscríbase y acceda a todas nuestras noticias, los datos identificadores y los documentos sin límites.

Paute en Ámbito Jurídico

Siga nuestro canal en WhatsApp.

 

[1] Fuente: https://acmineria.com.co/demanda-global-carbon/

Opina, Comenta

Openx inferior flotante [28](728x90)

Openx entre contenido [29](728x110)

Openx entre contenido [72](300x250)