Informe
Buscar Informe

El Derecho en los villancicos

Compartir por ×

Correo electrónico
El Derecho en los villancicos

Claudia Patricia Romero Romero

Redactora Ámbito Jurídico

 

En diciembre es cotidiano escuchar villancicos, pero ¿sabe usted qué clase de obras son?, ¿conoce si a estas canciones se les puede hacer alguna modificación? o ¿cómo operan los derechos de autor en estas centenarias composiciones?. Para resolver estas y otras dudas, es necesario analizar el tema de derechos de autor.

 

Al respecto, la Dirección Nacional de Derecho de Autor (DNDA) precisó que el derecho de autor es la protección que le otorga el Estado al creador de las obras literarias o artísticas desde el momento de su creación y por un tiempo determinado.

 

Para ello, debe entenderse por autor a la persona natural que realiza la creación intelectual de carácter literario o artístico. En tal sentido, “solo un ser humano puede tener la condición de autor”. Igualmente, que para ser considerado autor o coautor de una obra esa persona ha debido llevar a cabo por sí mismo el proceso mental que significa concebir y expresar una obra literaria o artística.


Así, el aporte único de ideas que sirven de antecedente para la creación de la obra, o la contribución puramente física o mecánica, no creativa, a la plasmación de la obra no atribuyen la condición de autor a quien las realiza.

 

El autor de una obra es titular originario, desde su creación, de derechos morales y patrimoniales reconocidos por la ley.

 

Por otra parte, una cartilla de la DNDA denominada “El derecho de autor y los derechos conexos en la industria de la música” precisa dos clases de obras: las de colaboración y las colectivas

 

Clic en los botones para más información

Las obras que se desarrollan por varios autores, y cuyos aportes no puedan ser separados, son llamadas obras en colaboración.

Cada autor es titular de la obra en su conjunto y todo uso que se pretenda hacer sobre la misma requiere la previa y expresa autorización de cada uno de sus creadores.

Si es posible separar los aportes de cada uno de los autores, estos podrán disponer de los mismos libremente, sin ser necesaria la autorización de los demás.

La que sea producida por un grupo de autores, por iniciativa y por orientación de una persona natural o jurídica que la coordina, divulga y publica bajo su propio riesgo.

Esta persona será quien disponga de los derechos patrimoniales que genera la obra.

Tanto en la obra colectiva como en la obra en colaboración, los derechos morales deben ser respetados y reconocidos a todos los coautores.

 

Duración de la protección

 

En el “Manual de derecho de autor”, elaborado en el 2010 bajo la coordinación de la DNDA, se explicó que el derecho de autor está sujeto a un plazo de vigencia limitado en el tiempo, por lo cual una vez transcurrido el plazo de protección las obras ingresan al dominio público. Desde allí es posible la utilización de estas sin previa autorización y sin el reconocimiento o pago de una remuneración.

 

Términos

 

(Bigstock)

 

En Colombia, acorde con la Ley 23 de 1982, se estableció el término de protección de los derechos de autor, aplicable a las personas naturales, a la vida del autor más 80 años después de su muerte.

 

Sin embargo, para las personas jurídicas, la Decisión 351 de 1993 y el Acuerdo sobre los Aspectos de los derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio señalan un plazo de protección no inferior a 50 años, contado a partir de la realización, divulgación o publicación de la obra, según el caso.

 

Vale la pena mencionar que a través de la Ley 1915 del 2018 este término de 50 años incrementó a 70.

 

La forma de contar estos términos se hará a partir del 1º de enero del año siguiente al de la muerte del autor o al de la realización, divulgación o publicación de la obra, según proceda.

 

Frente a las obras en colaboración, el término de 80 años se cuenta desde la muerte del último coautor y cuando son obras anónimas se protegen por el plazo de 80 años desde la fecha de su publicación.

 

Dominio público

 

(Bigstock)

 

Una vez concluidos los términos de protección indicados la obra ingresa al dominio público y puede ser usada por cualquier persona.

 

Según el glosario de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI): “Desde la perspectiva del derecho de autor, dominio público significa el conjunto de todas las obras que puedan ser explotadas por cualquier persona sin necesidad de ninguna autorización, principalmente en razón de la expiración del término (plazo) de protección o porque no existe un instrumento internacional que garantice la protección en el caso de las obras extranjeras”.

 

En algunos países existe la figura del dominio público pagante, oneroso, o de pago, como en Uruguay. En Colombia no existe la figura del dominio público pagante, pero la Ley 23 de 1982 regula en el artículo 187 el dominio público, señalando las obras que pertenecen a este:

 

  1. Obras cuyo perodo de protección esté agotado

     
  2. Obras folclóricas y tradicionales de autores desconocidos


     
  3. Obras cuyos autores hayan renunciado a sus derechos

     
  4. Obras extranjeras que no gocen de protección en Colombia.

 

¿Los villancicos son obras de dominio público?

 

A juicio de José Roberto Herrera, presidente del Comité de Derecho de Autor de la Asociación Interamericana de Propiedad Intelectual, miembro del Centro Colombiano de Derecho de Autor (Cecolda) y árbitro adscrito al centro de conciliación y arbitraje de la DNDA, es un error frecuente considerar que todos los villancicos se encuentran en dominio público por el hecho de que son, en su mayoría, obras clásicas.

 

No obstante, aseguró que algunos villancicos se encuentran en dominio público, como es el caso de “Jingle Bells”, pero aclaró que existen otras obras clásicas que aún se encuentran dentro de la protección del derecho de autor, como sucede con el popular villancico titulado “Santa Claus is Coming To Town”.

 

 

Igualmente, afirmó que la mayoría de los derechos de autor vigentes sobre los villancicos son de titularidad de productoras frente a la cuales cualquier persona interesada en utilizarlos debe pedir la respectiva autorización.

 

Sin embargo, explicó que no todo uso requiere autorización del titular, por cuanto existen ciertas excepciones en donde es posible su uso sin autorización del autor, como por ejemplo cuando una profesora de música utiliza sin autorización del titular de derechos diversos villancicos protegidos para enseñárselos a sus alumnos.

 

Por su parte, Maria Yolanda Álvarez, miembro de Cecolda, afirmó que los villancicos por el solo hecho de ser canciones especiales para la época de Navidad no se consideran del dominio público, pues se rigen por las normas generales que aplican a todo tipo de obra.

 

Para que una obra musical pertenezca al dominio público es necesario que se encuentre agotada la protección de los derechos patrimoniales de todos los titulares (el autor de la música y/o de la letra, el arreglista si lo hubiere, los cantantes que la interpretan, los músicos que ejecutan la obra y el productor del fonograma).

 

En igual sentido opinó Mónica Zuluaga,al señalar que los villancicos son obras musicales protegidas por el derecho de autor, y en cada caso deberán analizarse elementos cómo quién es el autor, quién es el titular de los derechos, hace cuánto fue creado y publicado, si el autor se encuentra con vida o falleció.

 

Además, destacó que es importante ser cuidadosos con este temaporquea veces por tratarse de una canción muy popular o conocida se presume que está en el dominio públicosin antes evaluar los elementos indicados. 

 

¿Los villancicos pueden ser modificados?

 

Según, Álvarez, los villancicos que pertenecen al dominio público pueden ser modificados libremente (aunque se han presentado casos internacionales que han prohibido las transformaciones de obras del dominio público por demeritar el valor de la obra o atentar contra la integridad de los derechos morales del autor, que son perpetuos). Pero si la obra no es del dominio público la modificación requiere autorización.

 

Todos los villancicos podrían ser modificados, asegura Mónica Zuluaga, si tienen derechos patrimoniales de autor vigentes esta modificación deberá estar autorizada previamente por su autor o titular. Pero si son de dominio público su modificación, adaptación y/o traducción está autorizada por la ley.

 

¿Puede registrarse alguna variación efectuada a un villancico?

 

Siempre y cuando la modificación efectuada haya sido obtenida con autorización del autor es posible proceder con la solicitud de registro, aseguró José Roberto Herrera.

 

Mónica Zuluaga, por su parte, afirmó que si se trata de modificaciones que hacen las veces de arreglo o nueva versión de la pieza musical podría considerarse que se trata de una nueva obra (obra derivada) y en consecuencia, podría registrarse.  Pero es claro que estas modificaciones deberán contar con el permiso del autor, si son obras que aún no están en el dominio público. 

 

Con este panorama, puede empezar a disfrutar las festividades navideñas enterado de los derechos de algunas obras que tarareamos mientras abrimos los regalos.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 5349 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3456 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3080 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2970 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2911 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2585 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2437 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2332 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1074 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 766 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 89 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 84 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 68 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 45 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico