General
Buscar General

Esta casuística despeja dudas sobre el tratamiento jurídico de la fertilización ‘in vitro’

34905

Compartir por ×

Correo electrónico
Esta casuística despeja dudas sobre el tratamiento jurídico de la fertilización ‘in vitro’ (Bigstockphoto)

La Corte Constitucional estudió la tutela interpuesta por una pareja de extranjeros de paso en el territorio nacional contra la Dirección de Medicamentos y Tecnologías en Salud del Ministerio de Salud, el Invima y el Instituto Nacional de Salud, por considerar vulnerados sus derechos fundamentales a la vida digna, salud, familia e igualdad, por cuanto a la fecha de interposición de la acción el ministerio había negado el retiro de embriones criopreservados.

 

Los accionantes se sometieron a un proceso de reproducción alternativo, la fertilización ‘in vitro’, proceso mediante el cual se obtuvieron óvulos y material genético, para un total de 11 embriones sanos y en condiciones de ser preservados. (Lea: NOVEDAD: Minsalud debe definir forma de traslado de preembriones congelados al exterior)

 

En el año 2016 el médico adscrito al instituto dictaminó un embarazo gemelar por transferencia de embriones descongelados, pero la paciente tuvo un aborto.

 

La pareja canceló el ciclo de transferencia de embriones congelados, dado que el tratamiento en Colombia no había sido fructífero, y optó por enviar sus embriones a un centro de fertilidad en EE UU para la exploración de nuevos tratamientos de fertilidad o, en última instancia, proceder con la maternidad subrogada.

 

Así, en el 2017 el instituto radicó una solicitud formal al ministerio para obtener autorización y protocolo de salida de los embriones desde Colombia a Norteamérica.

 

Sin embargo, en aquella oportunidad el ministerio conceptuó que hasta que no hubiese normativa específica no se podía proceder con la autorización solicitada, dado que para la época se encontraba en trámite la reglamentación.

 

Decisiones de instancia

 

La Sala Civil del Tribunal Superior de Medellín, en primera instancia, sostuvo que los demandantes tenían otro medio judicial de defensa idóneo diferente de la tutela, por lo que fue declarada improcedente. (Lea: Acceso a tratamientos de fertilización ‘in vitro’ no puede tener reglas generalizadas)

 

No obstante, en segunda instancia, la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia revocó la sentencia y tuteló los derechos fundamentales conculcados, con fundamento en las siguientes consideraciones:

 

i.                     Era necesaria la intervención del juez de tutela, pues el paso del tiempo afectaba la intención de conformar una familia.

 

ii.                   Aunque en Colombia no hay marco legal sobre el derecho de disponer de los preembriones congelados sobrantes, no puede perderse de vista que la normativa internacional ayuda a dar luces para la búsqueda de soluciones.

 

iii.                 El artículo 42 de la Constitución está encaminado a resguardar la voluntad de crear una familia y la libertad de decidir el número de hijos a procrear, así como el momento oportuno para ello.

 

iv.                 A partir de lo dispuesto en el Decreto 1546 de 1998, se desprende que la criopreservación de embriones y el acuerdo contractual se rigen por dicho procedimiento.

 

v.                   La decisión frente a la suerte de los preembriones sobrantes es de la pareja, por ser ellos los aportantes, quienes acudieron a un centro de reproducción asistida.

 

vi.                 Los derechos sexuales y reproductivos no pueden ser vulnerados por el Estado colombiano. (Lea: Tratamientos de fertilidad no POS deben ser cofinanciados por los pacientes)

 

Así las cosas, como consecuencia de esta determinación judicial, el Ministerio conceptuó con posterioridad que no se requería autorización suya para el efecto, por lo que se siguió con el trámite, y en sede constitucional se configuró la carencia actual de objeto por encontrarse protegidos y sin amenaza de los derechos fundamentales que dieron origen a la acción (M. P. Alejandro Linares Cantillo).

 

Corte Constitucional, Sentencia T-290, Jul. 23/2018.                      

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 40970 veces
46747

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6940 veces
46743

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5855 veces
46775

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3912 veces
46748

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3338 veces
46842

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2149 veces
46774

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2110 veces
46749

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1794 veces
46805

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1662 veces
46783

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1262 veces
46768

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6506 veces
45924

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45801

Compartir por ×

Correo electrónico
42581

Compartir por ×

Correo electrónico
45611

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico