Pasar al contenido principal
18 de Septiembre de 2021 /
Actualizado hace 14 horas | ISSN: 2805-6396

Openx ID [25](728x90)

1/ 5

Te quedan 4 noticias gratis, suscríbete y consulta actualidad jurídica al instante

Opinión / Columnista Online

Los NFT, nuevo mecanismo de venta de arte digital que potencializa el mercado

129274

Santiago Restrepo Henao

 

Asociado de Abello Abogados

 

En los últimos meses, el término NFT se ha convertido en un concepto novedoso relacionado con los aspectos económicos, legales y artísticos que ha abierto el mundo del internet a los artistas y los marchantes de arte.

 

El arte y la tecnología se han unido con el propósito de vender obras a precios desorbitantes a través de mecanismos novedosos. De hecho, obras como Genesis de Trever Jones y José Delbo; Seasons de Blake Kathryn y Finite de Pak han sido tres de las grandes obras vendidas a través de este novedoso mecanismo e incluso, según datos de Nonfugible recolectados por GBS, a finales de marzo del 2021 las ventas de los NFT alcanzaban más de 500 millones de dólares en ventas. Pero, ¿qué son los NFT?

 

Los tokens no fungibles (Non-fungible tokens, NFT) son una unidad de valor criptográfico derivada del Blockchain con la capacidad de representar un activo único. Estos son activos en el mundo digital que pueden ser comprados y vendidos como cualquier propiedad, pero que no tienen una forma tangible en sí mismo. De hecho, son conocidos como criptoarte por su similitud con las criptomonedas y porque básicamente utilizan la misma tecnología, junto con las cadenas de bloque, para garantizar que un archivo digital sea único. Bajo ese entendido, los NFT son básicamente una unidad de datos, representada en un certificado que simplemente dice que el comprador ha adquirido un certificado de dicha obra, sin embargo, no tendrá, al menos en la generalidad, los derechos de autor sobre la misma.

 

Los NFT están escritos en un software que realiza acciones como verificar la propiedad o corroborar una transferencia, esto se realiza a través de los blockchain, los cuales certifican automáticamente cualquier cosa que ocurra dentro de sí.  A través de los NFT se crea un certificado digital de propiedad que puede ser comprado y vendido y este a su vez se encuentra almacenado a través de registros que acumulan la información en forma de transacciones. Lo anterior permite que los registros no puedan ser falsificados porque los certificados están contenidos en miles de computadores alrededor del mundo, lo que en realidad otorga como ventaja, la titularidad única de la obra original y la certeza de autenticidad de la misma.

 

Ahora bien, ¿qué pasa con los derechos de autor de las obras vendidas a través de NFT? Cuando alguien adquiere un NFT no necesariamente obtiene automáticamente los derechos de la obra. Estos únicamente son transferidos cuando así lo acuerdan el artista y el comprador. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones el artista retiene los derechos de autor de su trabajo, lo que le otorga la facultad de continuar produciendo y generando copias.

 

Esto implica que lo que realmente obtiene el comprador es un token que prueba que él es el propietario de la obra original; sin embargo, este no podrá realizar ningún tipo de explotación económica sobre el contenido, a menos de que así lo acuerden entre las partes. En este caso, será importante establecer qué derechos patrimoniales se están adquiriendo a través del NFT, tales como el uso y exhibición de la obra o, incluso, la posibilidad de ceder los derechos con fines económicos.

 

Sobre este nuevo mecanismo se ha afirmado que es una nueva forma de descentralizar el mundo del arte, por lo que permite que las personas interesadas en adquirir una obra lo hagan directamente con su creador, lo que eliminará seguramente aquellos intermediarios como las galerías, entre otros.

 

Por otro lado, los NFT permitirán que todas las transacciones queden registradas, lo que beneficiará indudablemente tanto al vendedor de la obra como al comprador,  pues ambos están enterados de lo que está pasando con la obra, lo que dará mayor fiabilidad al comprador y potenciará las ventas de los vendedores. Así las cosas, se dice que gracias a los NFT se lograrán unas transacciones dentro del arte mucho más públicas, permanentes y transparentes, logrando así disminuir las prácticas delincuenciales que hoy en día se llevan a cabo a alrededor del arte.

 

No obstante, hay quienes afirman que si bien a través de los NFT no se pueden falsificar las obras, sí cualquier persona puede utilizarlas, así no sea autor de ellas, para comercializarlas y así verse beneficiada económicamente. Así mismo, como otra crítica adicional, sus detractores aseguran que para lograr las transacciones de NFT es necesario realizar un sinfín de operaciones matemáticas complejas que solo podrán ser resueltas por computadores sofisticados, lo que requerirá una mayor logística a la hora de operar e incluso generará mayores gastos, tales como el consumo de energía.

 

Además, también existe incertidumbre jurídica sobre cuál sería la legislación aplicable a la operación, toda vez que no existe regulación específica para este mecanismo. ¿Serán aplicables, al menos por ahora, las disposiciones comunes a las obligaciones y contratos? Lo cierto es que dado el avance que los NFT han presentado es necesario generar una regulación específica que permita evitar fututos litigios relacionados con plagios, autorías, entre otros.

 

En conclusión, es evidente que actualmente está surgiendo un nuevo mecanismo que permite a los creadores obtener una posibilidad real de ganar dinero a través de los NFT, que representan algo único y que tiene un valor de permanencia en un mundo donde todo parece ser efímero. Además, este mecanismo surge como respuesta a la necesidad existente en el arte de generar un valor a cada obra por su propia autenticidad, lo que genera una valorización e incentiva las creaciones artísticas.

Opina, Comenta