Beneficios de registrarse

Beneficios de registrarse


  • Podrá guardar las noticias de su interés y crear carpetas para clasificarlas.
  • Recibirá un newsletter con los hechos más importantes de la semana.
  • Habilita los comentarios sobre nuestros contenidos.
Registrarse
Crear y guardar en nueva carpeta
Personaje
Buscar Personaje

Ronald Myles Dworkin (1931-2013)

Compartir por ×

Correo electrónico

Por Leonardo García Jaramillo

Universidad EAFIT-Medellín

 

El jueves 14 de febrero del 2013, en la mañana, falleció en Londres quien no solo es justa y ampliamente considerado uno de los iusfilósofos y juristas más influyentes de nuestro tiempo, sino quien mayor influencia teórica y doctrinaria ha ejercido en Colombia desde la expedición de la Constitución de 1991.

 

En sus libros y artículos, tanto en los propiamente académicos como en los de difusión que publicaba frecuentemente en The New York Review of Books, mostró permanentemente un interés por relacionar debates teóricos con preocupaciones prácticas relativas, sobre todo, a la interpretación de la Constitución y a la configuración del derecho constitucional según los preceptos de la filosofía moral.

 

Por esto entabló tempranamente discusión con varios de los principales filósofos políticos y morales, sobre todo con John Rawls. No es fácil ubicar su trabajo estrictamente en el campo jurídico, pues sus textos se hallan en un área de intersección entre el derecho constitucional, la teoría política y la filosofía moral. En cambio, sí es fácilmente ubicable políticamente dentro del espectro demócrata liberal.

 

Realizó sus estudios primarios en una escuela pública en Providencia y luego, con una beca, estudió filosofía en Harvard. Estudió Derecho en Oxford y después también en Harvard. Fue asistente del afamado Learned Hand, juez federal de apelaciones en Nueva York, pero fue llamado a hacer parte de la firma de abogados Sullivan & Cromwell de Nueva York, la cual prestaba sus servicios para Wall Street.

 

En un viaje de trabajo a Suecia recibió un correo de su esposa de entonces, quien le decía que a su regreso debía conseguir un nuevo trabajo o una nueva esposa, lo cual constituyó el último impulso que necesitaba para abandonar la práctica del Derecho e ingresar a la cátedra universitaria. Empezó en la Universidad de Oxford y de ahí se trasladó a EE UU.

 

Inició su carrera académica en 1962, enseñando Derecho en la Universidad de Yale, donde permaneció siete años. Regresó a Oxford y estableció en el Reino Unido también su residencia. Sucedió a Herbert Hart en su cátedra de jurisprudencia en Oxford. En 1975, ingresó a la Universidad de Nueva York, donde fue profesor por el resto de su vida, sobre todo orientando un seminario de posgrado con Thomas Nagel. Luego fue nombrado profesor emérito en el University College de Londres.

 

Integró en su trabajo el principio de integridad, la que sostenía es la virtud más importante del Derecho, es decir, el ideal moral según el cual el Estado debe actuar de acuerdo con el principio conforme al cual cada miembro de la sociedad sea tratado como un igual. El vago lenguaje de naturaleza moral con el que se redactaron las cláusulas constitucionales de libertad de expresión, debido proceso e igualdad debe interpretarse de forma tal que en cada caso se reivindique y honre el principio de dignidad humana.

 

En el 2007, recibió el premio equivalente al Nobel para los juristas, el Ludvig Holberg International Memorial Prize. Antes lo había recibido Jürgen Habermas. En el despacho de Hand conoció a Betsy Ross, su primera esposa, con quien tuvo gemelos en 1961. Ross falleció en el 2000 y luego Dworkin se casó con Irene Brendel, a quien le dedicó uno de sus últimos libros, Justice in Robes (2008).

 

Sus otros libros son Taking rights seriously (1978), A matter of principle (1985), Law's empire (1986), Is democracy possible here? (2006). Su último libro, del 2011, es Justices for hedgehogs, en el cual articula sus trabajos jurídicos, particularmente su trabajo en teoría de la interpretación, con sus trabajos en filosofía política y filosofía moral.

 

Life’s dominion (1993), El dominio de la vida (1998), se escribió con la pretensión de aportar al debate público sobre cuestiones particularmente contenciosas como el aborto, la eutanasia y los problemas que acarrean las libertades individuales. Por esta razón, se trata de uno de sus libros que mayor influencia está en capacidad de ejercer en el debate público colombiano.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 6865 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5775 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3577 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2905 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2632 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2370 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1943 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1512 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1409 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1219 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 89 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 84 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 68 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 45 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico