Corte y Recorte
Buscar Corte y Recorte
Corte y Recorte

Los hijos del Ejecutivo

52112

Compartir por ×

Correo electrónico
Los hijos del Ejecutivo

OSCAR ALARCÓN NUÑEZ

 

José Manuel Marroquín fue un hombre dubitativo, sin criterio de estadista. Cierta vez, durante la crisis de la separación de Panamá, un alto personaje de la política fue a visitarlo y se sorprendió al no encontrarlo con las manos en la cabeza, o sobre los mapas de campaña tratando de recuperar el istmo. Lo que halló fue al buen señor tomando chocolate con unos amigos y con dos o tres ministros. Marroquín lo vio y le dijo: “Siga adelante que estamos haciendo anagramas y nos ha salido uno muy bueno para Leopoldo Cajiao: ‘ajiaco de pollo’”.

 

(El anagrama es una desfiguración que se hace de una o varias palabras, cambiando de lugar sus letras para que resulte otra palabra o una frase. Era un pasatiempo muy común entre los literatos de la época).

 

Así era el presidente a quien le entregaron un país y devolvió dos. Hacía poesías, novelas y también hijos. Tuvo siete, de los cuales uno pasó a la historia, Lorenzo Marroquín Osorio, a quien le encantaba el dinero. Fue él quien construyó el famoso Castillo Marroquín que hoy todavía existe en la autopista norte, en el sector conocido como La Caro. Él manejaba el gobierno entre bambalinas y tuvo mucho que ver en la repartición de dinero por la separación de Panamá y aseguran que le tocó una gran tajada. Logró que su padre nombrara como gobernador del istmo a un amigo suyo, José Domingo de Obaldía, como pago por “unos favores recibidos”, a pesar de que el designado había manifestado ser amigo de la separación. Y, por consiguiente, colaboró en ella. Se le designó por el Decreto 838 del 1º de septiembre de 1903 removiendo a quien estaba de gobernador, Fernando Mutis Durán. La verdad que no fue una remoción, sino una promoción, porque este fue nombrado ministro del Tesoro.

 

El “maloso” de Miguel Antonio Caro bautizó a Lorenzo Marroquín como el Hijo del Ejecutivo y el calificativo hizo carrera en las tertulias políticas y literarias de la época. Marroquín llegó a ser senador cuando su padre fue presidente.

 

Ahora también contamos con unos Hijos del Ejecutivo que van a Palacio a negociar reformas tributarias, a proyectar zonas francas y a construir centros comerciales. Tal parece que ellos no gustan de castillos y, en cambio, comienzan a sonar para candidatos presidenciales.

 

De seguir así convertirán el Centro Democrático en un centro comercial.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 54741 veces
52258

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6066 veces
52263

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6033 veces
52311

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5570 veces
52259

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5430 veces
52312

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5395 veces
52364

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2904 veces
52332

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2870 veces
52344

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2633 veces
52346

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2506 veces
52382

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 7784 veces
42823

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6506 veces
45924

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
46873

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45801

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico