Doxa y Logos
Buscar Doxa y Logos
Doxa y Logos

La retórica y la política de la audiencia

35230

Compartir por ×

Correo electrónico
La retórica y la política de la audiencia

Nicolás Parra Herrera

 

Desde la antigüedad se sabía que la retórica no es un arte que verse sobre lo verdadero y lo falso. Es imposible utilizarla para persuadir a alguien de que 2+2 no es igual a 4. Eso ya lo sabía Gorgias, Platón y Aristóteles. Todo orador busca alguno de estos fines: (i) generar una emoción en el oyente; (ii) modificar o implantar una creencia al auditorio o, lo que es más difícil, (iii) transformar su comportamiento. Todo orador (o escritor) debe preguntarse ¿qué pretendo con mi discurso? Y la respuesta necesariamente deberá encasillarse en alguno de estos propósitos. Sin embargo, hay una pregunta que se le ha olvidado a algunos oradores y juristas en la actualidad: ¿cuál es mi audiencia? o ¿a quién quiero persuadir? Estos interrogantes cobran especial relevancia en el contexto jurídico donde no siempre es claro con quién están dialogando los jueces y los magistrados.

 

La pregunta para precisar la audiencia es fundamental para toda persona que acometa la ardua tarea de persuadir a otros. A veces confundimos la audiencia con el auditorio, una cosa es dirigirse al grupo de personas presentes y otra muy distinta que mi intención como retórico sea persuadirlas a todas ellas. Más aún, es posible que nuestra audiencia no se limite a quienes estén presentes en nuestro discurso, a veces un representante del gobierno profiere un discurso en el lugar de un evento, pero como su intervención está televisada y cubierta por las redes sociales, su audiencia será más amplia de la “audiencia física”. La audiencia no es más que aquellos oyentes a quienes el orador quiere convencer, persuadir o cuya conducta quiere modificar. A esto es lo que yo llamo la política de la audiencia. La importancia de la política de la audiencia ya había sido intuida por Chaim Perelman, el filósofo y retórico polaco, quien sostuvo una tesis revolucionaria en los estudios de la retórica: “El orador, si quiere obrar eficazmente con su discurso, debe adaptarse a su auditorio”.

 

Una cosa es tratar de persuadir a un juez, quien espera argumentos jurídicos, lógicamente consistentes y con viabilidad desde la óptica del precedente y otra muy distinta es hablar en el Congreso, donde los argumentos políticos, sociales y con fundamento económico son, por lo general, mejor recibidos. Una cosa es hablarle a unos estudiantes y otra muy distinta es hablarle a un amigo. Independientemente de que la finalidad sea dar un consejo, el lenguaje adecuado es diferente. La psicología de la audiencia es la que le dará la pauta al orador de cómo debe abordar los diferentes contextos discursivos.

 

En el Gorgias, el diálogo de Platón dedicado a la retórica y al arte político, Gorgias relata la historia cuando acompañó a su hermano y a otros médicos a la casa de un enfermo que no quería tomarse la medicina ni confiarse al médico para que realizara una cirugía. El médico, Gorgias insistía, no podía persuadirlo, pero él sí pudo hacerlo, únicamente utilizando la retórica[1]. La diferencia es muy sencilla: el médico no pudo persuadirlo porque no entendió la política de la audiencia, porque nunca se adaptó al lenguaje y la psicología del enfermo para hablar en su lenguaje y convencerlo de que tomara las medicinas. Mientras que Gorgias, como buen orador, sí lo hizo.

 

La lección parece sencilla, pero adquiere una relevancia especial cuando reflexionamos sobre cuál es la audiencia de las sentencias de la Corte Constitucional. Debe la Corte escribir para que los abogados y académicos comprendan las sentencias o debe comenzar un desmantelamiento del tecnolecto jurídico para acercar el contenido de los fallos judiciales a los ciudadanos. No tengo una respuesta a este problema, especialmente porque en algunos casos, como en los grandes fallos de la Corte Constitucional, las audiencias son múltiples y están dislocadas. La dificultad radica en encontrar un lenguaje que logre transmitir los mensajes tanto a los ciudadanos, como a los abogados y académicos, a los funcionarios encargados de acatar las órdenes judiciales, como a aquellos que utilizarán los fallos para reclamar sus derechos. Encontrar un lenguaje que mantenga la solidez jurídica de la argumentación y la sencillez en la comunicación permitirá reducir la brecha existente entre la ciudadanía y el derecho.

 

[1] Gorgias. 456b2-5.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 20887 veces
45801

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 16936 veces
45827

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 12434 veces
45776

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 11813 veces
45760

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6675 veces
45829

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6638 veces
45842

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5427 veces
45767

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4974 veces
45804

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4208 veces
45799

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3631 veces
45715

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45272

Compartir por ×

Correo electrónico
43677

Compartir por ×

Correo electrónico
43999

Compartir por ×

Correo electrónico
43929

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico