Columnista Impreso
Buscar Columnista Impreso

¿Vale todo en la lucha contra la corrupción?

41398

Compartir por ×

Correo electrónico
¿Vale todo en la lucha contra la corrupción?

Francisco Bernate Ochoa

Profesor titular de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario

Miembro de la Academia Colombiana de Jurisprudencia

 

El debate público contemporáneo en nuestro país gravita exclusivamente sobre los asuntos penales. Es un hecho, las capturas, imputaciones, pliegos de cargos, hallazgos y denuncias prenden radios, televisiones, generan clics, likes, retweets y demás como ninguna otra temática en estos días. Funcionarios y abogados ávidos de figuración encuentran en la denuncia y el hallazgo el mejor camino para alcanzar sus propósitos de fugaz notoriedad.

 

En este afán por conseguir el afecto de quien no se conoce, pero cuyo apoyo se añora enfermizamente, pocos temas tan coyunturales como la lucha contra la corrupción. Por supuesto, todos los ciudadanos del planeta rechazamos esta práctica tan antigua como la misma humanidad y somos conscientes de sus nefastos efectos para el desarrollo de nuestras sociedades. Naturalmente, quisiéramos encontrar la fórmula mágica para desterrarla de nuestra cotidianidad, pero, o no estamos buscando la solución donde quiera que esté, o simplemente no queremos encontrarla por cuenta del innegable rédito mediático que generan las denuncias, demandas, hallazgos y demás.

 

Lo primero, es el permanente recurso al populismo punitivo abiertamente trasgresor de los derechos humanos, que se presenta, cuando menos, desde 1995, al expedirse el primer Estatuto Anticorrupción. Aparecen los aumentos de penas, la eliminación de beneficios penales, la creación de nuevos tipos penales y demás soluciones normativas, todas fracasadas, generosas en halagos para sus mentores y en señalamientos para quienes se oponen. En una sociedad como la nuestra, el que el populismo punitivo genere afectos y admiración no debe extrañarle a nadie, pues ya forma parte del paisaje nacional sin que nadie se atreva a cuestionarlo en las instancias decisivas, quedando relegada la crítica a los espacios académicos cada vez más despreciados entre quienes se encargan de hacer la política anticriminal del Estado.  

 

Lo segundo, es que la forma en que estas normas se están aplicando en las instancias judiciales resulta también violatoria de los derechos humanos. De entrada, es inadmisible que si la Fiscalía General de la Nación es una parte del proceso, tenga la capacidad -que ha sabido usar muy bien- de investigar al juez que se atreva a negarle la razón. Esta situación se agrava cuando se aprecia la extendida práctica de detener para luego investigar, y la inexistencia de investigaciones científicas serias en materia de corrupción, en las que se privilegian los acuerdos con la delincuencia a cambio de delatar a culpables e inocentes. Vivimos en los tiempos del ventilador, el testigo estrella, la prueba reina y, como no, de los jueces investigados.

 

Lo que resulta novedoso, y que es otra violación impune de los derechos humanos, es el empleo de instrumentos absolutamente cuestionables, como generar, a través de filtraciones malintencionadas y versiones parcializadas a los medios de comunicación un clima favorable para las pretensiones de la Fiscalía o de abogados inescrupulosos, de manera que se cierra el margen de maniobra de los jueces, que son también ciudadanos y que sienten, naturalmente, la presión de la opinión pública y el temor por la consabida e infaltable investigación. Por otra parte, ahora se acude, como lo hiciera en días pasados una funcionaria de la Fiscalía General de la Nación, al hostigamiento y al matoneo contra acusados y sus defensores, empleando las redes sociales. Lo que no se logra en las audiencias o a través de los recursos, ahora pretende obtenerse cuestionando a los jueces y a abogados no solo en los medios de comunicación, sino también en las redes sociales exponiéndolos como personas y desprestigiando innecesariamente a la administración de justicia.

 

Pero no solo se cuestiona mediáticamente a los jueces, igualmente se matonea -porque no es otro el calificativo- a los defensores que hacen su trabajo, como cuando interponen recursos, recusaciones u obtienen libertades para sus defendidos, olvidando que la legitimidad del proceso penal y del resultado del mismo depende de la presencia y la actividad real del defensor. Naturalmente, abundan las quejas disciplinarias, compulsas irresponsables de copias y, como no, la permanente confusión entre el jurista y su representado en lo que constituye una práctica absolutamente censurable.

 

La lucha contra la corrupción es indispensable en cualquier sociedad, pero en esta gesta el Estado no puede convertirse en otro delincuente. En esta contienda no todo vale.   

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 16358 veces
41716

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 12963 veces
41726

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6738 veces
41695

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5625 veces
41681

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3465 veces
41689

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2780 veces
41736

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2429 veces
41690

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1838 veces
41715

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1485 veces
41696

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1272 veces
41703

Compartir por ×

Correo electrónico
15773

Compartir por ×

Correo electrónico
30904

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 89 veces
27360

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 84 veces
23719

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 68 veces
17977

Compartir por ×

Correo electrónico
12592

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 45 veces
30729

Compartir por ×

Correo electrónico
30340

Compartir por ×

Correo electrónico
22944

Compartir por ×

Correo electrónico
29127

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico