Pasar al contenido principal
21 de Junio de 2024 /
Actualizado hace 15 horas | ISSN: 2805-6396

Openx ID [25](728x110)

1/ 5

Noticias gratuitas restantes. Suscríbete y consulta actualidad jurídica al instante.

Opinión / Columnista Impreso

Obstáculos a la autorización de horas extras

167514

María Claudia Escandón

Abogada especialista en Derecho Laboral y Seguridad Social

El pasado 30 de agosto, el Ministerio del Trabajo (Mintrabajo) emitió la Resolución 3031 del 2023, que establece que las autorizaciones para el trabajo suplementario de duración indefinida perderán vigencia y ordena a los empleadores que tengan dichas autorizaciones actualizarlas como requisito para trabajar horas extras, otorgando un plazo de seis meses para el efecto.

Como complemento de esa norma, el 20 de septiembre del 2023 la entidad emitió la Circular 0069, que establece los criterios para aprobar labores en jornada suplementaria. Los argumentos para justificar la circular se alejan de la realidad, porque ni el trámite de las solicitudes de autorización se ha abordado con simpleza, ni es cierto que al 90 % de los trabajadores del país no se les pague el trabajo suplementario, que es lo que tajantemente se afirma en la disposición.

Entre los criterios establecidos en la circular, se destaca que deja a discreción del inspector la determinación de si las actividades objeto de autorización representan riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores. Llama la atención que vía circular se le otorguen esas facultades al inspector del trabajo, no solo porque con ese pronunciamiento se legisla arrogándose facultades del Congreso, sino porque esa verificación la hace la administradora de riesgos laborales (ARL) de forma previa a la emisión del certificado requerido en el trámite del permiso, mediante una evaluación técnica y objetiva. Ese análisis es serio y ofrece garantías, en la medida en que a las ARL les asiste un especial interés en la prevención de accidentes y enfermedades para no tener que asumir contingencias en el futuro.

La certificación de la ARL en el trámite de autorización de las horas extras es exigida por el Mintrabajo desde hace más de 10 años y, para emitirla, esas entidades verifican las exigencias de cargas físicas, sicosociales y demás riesgos en los cargos objeto de la solicitud de autorización; evalúan si los trabajadores se verían afectados por laborar horas extras y comprueban la existencia de programas de vigilancia epidemiológica de los factores de riesgo relacionados con los cargos en los que requieren laborar horas extras en la empresa. Por lo tanto, si en su evaluación la ARL determina que existe riesgo para los trabajadores porque las horas extras exceden las cargas físicas, sicológicas o generan alguna contingencia, sencillamente no emitiría su certificación.

De manera que el análisis de las solicitudes de permiso de labores en jornada suplementaria hasta la fecha de la circular no era abordado con simpleza, y si lo que se quería era garantizar el pago de las horas extras, el Mintrabajo tiene las competencias para inspeccionar y vigilarlo.

Resulta preocupante que con base en un comentario que pueda ser ligero por parte del sindicato o los trabajadores (nada extraño ante la creciente confrontación que se viene promoviendo entre sindicatos y empleadores), un inspector pueda desestimar las condiciones de salud y seguridad de una empresa a la hora de decidir sobre la autorización de trabajo suplementario, a pesar de que fueron previamente avaladas bajo un criterio cualificado por parte la ARL.

Es claro que se busca obstaculizar el trámite, que, valga aclarar, de tiempo atrás se ha cuestionado por resultar innecesario, pues, como se indicó, la verificación que hace la ARL es exhaustiva, aunado al hecho de que el Mintrabajo realiza una vigilancia rigurosa del cumplimiento de las normas de seguridad y salud en el trabajo. No en vano las multas por incumplimiento de obligaciones en este asunto son significativas. Así, pues, ya existen medidas de control efectivas para que no se supere el límite de las dos horas extras al día ni de doce a la semana, y se garantice la seguridad y salud en el trabajo. De esta manera, lo que hasta ahora era un trámite desafortunado y burocrático, ahora será utilizado como una nueva forma de confrontación.

Con la pérdida de vigencia de las resoluciones de autorización de las horas extras atemporales, se anticipa una cascada de solicitudes; ojalá los nuevos lineamientos no den lugar a quejas infundadas y retrasos en el trámite por parte del Mintrabajo, ya que ello generaría una grave afectación no solo a las empresas, sino, precisamente, a quienes se pretende proteger, pues son los trabajadores quienes, en la mayoría de casos, solicitan ser programados en jornada suplementaria para obtener mayores ingresos.

Opina, Comenta

Openx inferior flotante [28](728x90)

Openx entre contenido [29](728x110)

Openx entre contenido [72](300x250)