Columnista Impreso
Buscar Columnista Impreso

Ministerio fiscal: naturaleza, ubicación, ambigüedad conceptual

36019

Compartir por ×

Correo electrónico
Ministerio fiscal: naturaleza, ubicación, ambigüedad conceptual

Whanda Fernández León

Docente asociada Facultad de Derecho Universidad Nacional de Colombia

                                                          

Enigmático, polifacético, plurifuncional, este instituto de origen francés todavía genera polémica por su compleja esencia, el lugar que debe ocupar en el organigrama estatal y la pluralidad de nombres que se le asignan.

 

En algunas épocas se calificó como “rémora histórica”, mientras que en otras se perfiló como un organismo caracterizado por la unidad de gestión y la dependencia jerárquica, encargado de perseguir a la delincuencia en ejercicio de su actividad requirente.

 

El magistrado del Tribunal Supremo de España Manuel Marchena, al estudiar el diseño constitucional del Ministerio Fiscal, lo define como la “Quinta rueda del carro de la justicia” o el “Monstruo de varias cabezas”, a la vez que exhorta a los funcionarios de esa entidad a que se limiten “a requerir, perseguir el delito, formular propuestas, exponer conclusiones, intervenir en las audiencias sin invadir el campo de los jueces e integrar una respetable magistratura requirente”.

 

El debate sobre su índole jurídica gira alrededor de cuatro teorías:

 

La primera, “Gubernativa o Regalista”, inserta al Ministerio Público en el Poder Ejecutivo. Caso del Attorney General de los Estados Unidos y del Ministerio Fiscal de Alemania, países en los cuales, mientras la investigación policivo-administrativa y la propuesta acusatoria están a cargo del acusador, la decisión sobre apertura del juicio y fallo son, generalmente, responsabilidad de jurados y tribunales de escabinos.

 

La segunda, “Legislativa”, sitúa al Ministerio Fiscal muy cerca del aparato productor de las leyes. Desde 1986 los ingleses renovaron su sistema de acusación pública creando “El servicio de acusaciones penales de la Corona para Inglaterra y Gales” y el cargo de Director of Public Prosecutions, funcionario encargado de incoar las acciones penales y comparecer como acusador.

 

La tercera, “Judicialista”, sitúa al Ministerio Público o Fiscalía como parte integrante de la Rama Judicial, siendo esta la peor de las tendencias por la enorme desconfianza que produce en los asociados la afinidad y empatía que muchas veces se evidencia entre jueces y fiscales. Es de lamentar que en la reforma constitucional de 1991 se haya incurrido en el error de aprobar la normativa según la cual “La Fiscalía General de la Nación forma parte de la Rama Judicial y tendrá autonomía administrativa y presupuestal” (artículo 249 inciso 3º constitucional). La parte acusadora, parcializada, interesada en condenar, no debe “convivir” con los jueces, obligados a ser independientes, ecuánimes y justos.

 

La cuarta, “Instituto descentralizado” u “organismo extra poderes”, es la que más cobra fuerza en el Derecho moderno. En criterio de sus adeptos, no existen razones jurídicas o políticas que legitimen la dependencia del acusador, de una cualquiera de las ramas del Poder Público.

 

Desde la década de los ochenta, tiempo coincidente con la instauración en América Latina del modelo penal acusatorio, el Ministerio Público adquirió un rol protagónico en los estatutos procesales penales. La mayoría de los países expidió la “Ley Orgánica del Ministerio Público”, definiéndolo como institución independiente. Sucedió en Argentina con la Reforma de 1994 del presidente Menem, también en Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Perú, Paraguay, Ecuador y Chile, entre otros.

 

Empero, al reformarse la Carta de 1886 y pese a que el país contaba desde 1830 con una Procuraduría que ejercía todas las funciones del Ministerio Público y designaba a los fiscales ante las autoridades jurisdiccionales, se decidió crear la Fiscalía General de la Nación, organismo paralelo al que se transfirieron muchas de las funciones de aquel.

 

El problema institucional fue evidente, y desconcertante la solución: las dos instituciones (Fiscalía y Procuraduría) intervendrían simultáneamente en el proceso penal, la primera como nueva parte acusadora, la segunda como interviniente sui géneris.

 

El Ministerio Público cambió de impronta: de acusador implacable pasó a “garante y defensor de los derechos humanos”, lo que explica por qué algunos delegados y agentes actúan como enemigos del acusado.

 

¿La inconstitucional e innecesaria intervención de dos fiscales en el proceso no constituye grave afrenta a las garantías fundamentales de los justiciables?

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 23362 veces
45632

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 14521 veces
45674

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 7116 veces
45645

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4074 veces
45619

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3813 veces
45624

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3025 veces
45647

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1867 veces
45675

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1840 veces
45627

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1045 veces
45663

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 978 veces
45662

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45272

Compartir por ×

Correo electrónico
43677

Compartir por ×

Correo electrónico
43999

Compartir por ×

Correo electrónico
43929

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico