Columnista Impreso
Buscar Columnista Impreso

Reglas para influenciadores

48450

Compartir por ×

Correo electrónico
Reglas para influenciadores

José Miguel De la Calle

Socio en Garrigues

 

¿Qué tienen en común Paula Galindo (Pautips), Saschafitness, Sebastián Villalobos, Luisa Fernanda W, Kim Kardashian o Amanda Cerny? Todos cuentan con una amplia audiencia, que en algunos casos supera los 20 millones de seguidores, y tienen además un enorme poder de influencia sobre las decisiones de consumo de sus usuarios internautas, razón por la cual muchas veces sus canales son utilizados como mecanismo para difundir mensajes a favor de marcas de productos. En palabras de la agencia Fluvip, firma que se encarga de ser puente entre clientes y creadores de contenido, los influenciadores sirven para generar contenido para los anunciantes y para amplificar el mensaje que las marcas quieren comunicar (Los 10 influenciadores que más ganan, en www.forbes.co).

 

El mercado de publicidad a través de influenciadores viene creciendo de forma vertiginosa en Colombia y en el mundo, y se concentra principalmente a través de Instagram. Cada influenciador puede realizar en promedio 10 campañas al año y en total se estima que el mercado nacional mueve más de 15 millones de dólares anuales (www.forbes.co).

 

El tema resulta de actualidad, pues la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) acaba de expedir la Guía de Buenas Prácticas en la Publicidad a Través de Influenciadores. De allí se derivan importantes consecuencias jurídicas que deben tener en cuenta los anunciantes y los propios influenciadores.

 

Lo primero que hay que señalar es que, aparte de la nueva guía, a los influenciadores, a las marcas y a los anunciantes respectivos les son aplicables las normas del Estatuto de Protección al Consumidor (L. 1480/12), especialmente en lo relativo a las normas sobre publicidad engañosa y el deber de información.

 

La regla de oro, esencial y básica para todos los influenciadores es tomar la precaución de declarar de antemano a sus seguidores si un determinado mensaje tiene un origen comercial, es decir, si está relacionado con un contrato o pedido de una marca o una empresa, y si hay una contraprestación de por medio. Por contraprestación ha de entenderse no solo el pago dinerario directo, sino cualquier tipo de incentivo (regalos, invitaciones, viajes, preferencias). Se debe ser explícito y no basta con incluir un hashtag o con mencionar que determinado contenido se da gracias a una marca.

 

La clave de este mandato está en entender que el usuario tiene derecho a saber si el mensaje que está viendo u oyendo corresponde a una opinión espontánea y desinteresada del influenciador o si, por el contrario, responde a un interés comercial de un anunciante o directamente de un productor o proveedor de bienes o servicios. Esta responsabilidad encaja no solo con el deber de información completa, veraz, oportuna y verificable a que se refiere el artículo 3º del Estatuto del Consumidor, sino que se corresponde con las reglas que se derivan del régimen de competencia desleal.

 

En lo relativo a la figura de la publicidad engañosa, tanto el influenciador como el anunciante podrían ser sancionados o condenados al pago de perjuicios, en el evento de que el mensaje emitido en las redes no corresponda a la realidad en sus condiciones a características objetivas, o cuando induzca a error al receptor del mensaje. Es de anotar que los influenciadores asumen estas responsabilidades jurídicas, según lo señalado en la guía de la SIC, ya sea porque se toman como anunciantes (en el caso de publicitar productos propios) o como medios de comunicación (respecto de productos de terceros).

 

Por último, es preciso resaltar que los influenciadores también están obligados a tomar todas las precauciones jurídicas aplicables frente a productos controlados que requieren algún tipo de autorización previa (medicamentos, bebidas energizantes, otros), o frente a productos nocivos para la salud, caso en el cual es indispensable que el mensaje publicitario esté acompañado de información relativa a su nocividad.

 

Columnista Impreso

20 de Noviembre del 2020
20 de Noviembre del 2020
20 de Noviembre del 2020
20 de Noviembre del 2020
19 de Noviembre del 2020

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 19590 veces
48997

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 8577 veces
49062

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 7667 veces
49018

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5310 veces
49000

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4849 veces
49035

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4396 veces
49017

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4300 veces
49069

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3462 veces
49036

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3428 veces
49001

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2606 veces
49095

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 7784 veces
42823

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6506 veces
45924

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
46873

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45801

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico