Columnista Impreso
Buscar Columnista Impreso

Los recursos frente al arbitraje

51345

Compartir por ×

Correo electrónico
Los recursos frente al arbitraje

Hernando Herrera Mercado

Presidente Corte Arbitral CCB y Director Corporación Excelencia en la Justicia

 

Los recursos son medios de impugnación orientados a remediar el posible agravio de una providencia eventualmente injusta o ilegal. Igualmente, dependiendo del acto que se busque conjurar, tales instrumentos de repudio procesal poseen un ámbito de acción definido, en orden a facultar al juzgador que conoce de ellos a surtir la revisión de la decisión adoptada. En materia arbitral, se dispone de distintos recursos, a efectos de lograr los resultados procesales descritos.

 

En tal inventario, de manera inicial, encontramos a la reposición, vía que posee dos ámbitos de acción. El lógico, esto es, servir de mecanismo de impugnación de autos, y uno complementario, que atañe a constituirse en requisito de procedibilidad para la interposición de algunas causales de anulación. En consecuencia, en la justicia arbitral, el recurso de reposición es el mecanismo exclusivo y, por ende, idóneo, a fin de obtener la revisión, reforma, corrección o revocatoria de una providencia arbitral. También hay que indicar que, en el arbitraje, el recurso de reposición cabe contra todos los autos que se dictan dentro del trámite, con la excepción de aquellos que decretan pruebas.

 

Frente a la eventual procedencia de la apelación en el arbitraje, nuestra normativa reputa que el laudo es la sentencia que profiere el tribunal de arbitraje, redacción que, en línea de ratificar la improcedencia de tal recurso, y tal como lo hacen explícitos ordenamientos de otros países, hubiera sido más contundente si afirmara que este es definitivo e inapelable. No obstante, para ratificar que en nuestro ámbito no cabe la apelación contra laudos arbitrales, bien vale la pena echar mano de un pronunciamiento de la Corte Constitucional (Sent. T-570/94) en el que se examinó tal cuestión para señalar que, al optar por el mecanismo excepcional de la justicia arbitral, los particulares se acogen a lo decidido judicialmente por un juez transitorio, sin superior funcional, por lo cual no es posible aspirar a una doble instancia semejante a la que se surte a través de la apelación, sino a los recursos legalmente establecidos para permitir el control de los laudos.

 

En cuanto al recurso de anulación frente al laudo arbitral, es pertinente poner de presente que ella no habilita que pueda adelantarse un nuevo juicio sobre el tema definido por el panel arbitral. Dicho medio procesal de impugnación tiene un alcance restringido, y el agraviado no puede pretender una nueva resolución del litigio, sino, muy concretamente, la invalidación de la decisión recurrida. En todo caso, el juez que conoce de la anulación contra el laudo no puede enmendar la definición arbitral, ni declararse competente para conocer de cualquier oposición en su contra, ya que solo puede fundar su examen en motivos legalmente previstos, en otras palabras, tasados.

 

En consecuencia, le está vedado a la jurisdicción entrar a conocer in extenso el contenido del laudo o, lo que sería lo mismo, reiniciar el debate fallado por los árbitros. En tal sentido, tan solo opera frente a determinadas circunstancias, en las que se fija como causas impugnatorias: la inobservancia de formalidades, la emisión fuera de plazo, la resolución de aspectos no sometidos a la decisión arbitral o de materias no susceptibles de arbitraje. Conviene precisar que, para la interposición, la admisibilidad y el estudio de este recurso, deben cumplirse las siguientes condiciones extraídas de valiosas jurisprudencias: (i) que su presentación sea oportuna, (ii) que se haga y se sustente por escrito ante el respectivo tribunal arbitral, (iii) que se ciña a las causales de anulación legalmente previstas y (iv) que las causales sean debidamente sustentadas.

 

Por último, se prevé que tanto el laudo como la sentencia que resuelva sobre su anulación son susceptibles del recurso de revisión, por las causales y mediante el trámite señalado en las normas generales. Como es sabido, a través de este recurso, se impugna una sentencia provista del sello de inmutabilidad, pero de las que transciende seguidamente, bajo motivos expresos, un vicio que impide que ella siga en pie y que trae como consecuencia su revocatoria. La legislación también señala, como efecto de la prosperidad de este recurso, que, en tal caso, la autoridad judicial correspondiente dictará la sentencia que en derecho corresponda.

 

En esa medida, de configurarse una o varias de las causales propias de la revisión, se deberá aniquilar el fallo irregular, y será idóneo obtener una nueva decisión, teniendo en cuenta los elementos que han debido estar presentes en el proceso original y que habrían evitado las irregularidades que inexorablemente afectan el laudo o la sentencia de anulación repudiados. La sanción a la irregularidad apareja la revocatoria del acto impropio y la conveniencia de adoptar una decisión no solo correctiva, sino también sustitutiva.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 12761 veces
51803

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 10989 veces
51690

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5356 veces
51684

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4180 veces
51782

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3430 veces
51768

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3401 veces
51689

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3139 veces
51725

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2562 veces
51835

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2364 veces
51787

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1984 veces
51833

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 7784 veces
42823

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6506 veces
45924

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
46873

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45801

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico