Columnista Impreso
Buscar Columnista Impreso

Juez de garantías en materia de competencia

36830

Compartir por ×

Correo electrónico
Juez de garantías en materia de competencia

José Miguel De La Calle

Socio de Garrigues

jose.miguel.delacalle@garrigues.com

 

Tal vez la función más discutida de todas las que tiene la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) es la que la faculta para realizar visitas sorpresa a cualquier empresa en el marco de una averiguación preliminar, y obtener copia íntegra del disco duro de los computadores que estime necesarios, así como del contenido de los teléfonos móviles, lo que incluye WhatsApp.

 

Bajo esa misma facultad se entiende autorizada para recibir declaraciones en caliente de las personas que se encuentren presentes al momento de la visita.

 

El primer reparo recurrente sobre estas prerrogativas tiene que ver con la proporcionalidad de la acción estatal, pues en los dispositivos electrónicos se encuentra mucha información que no es relevante a efectos de la investigación y que con frecuencia hace parte de la esfera íntima o reservada de las personas. La SIC se ha defendido diciendo que se asegura de utilizar únicamente la información pertinente al caso concreto y de que la información obtenida no llegue a manos de terceras personas, y que, en cualquier caso, la ley califica disciplinariamente las posibles filtraciones como falta gravísima (L. 1340/09, art. 15).

 

En segundo lugar, a pesar de que hasta ahora la Corte Constitucional ha avalado este tipo de diligencias sorpresivas como fórmula necesaria para actuar eficazmente en contra de los carteles, en realidad las dudas persisten, pues el artículo 15 de la Constitución Política es categórico al señalar que cualquier interceptación de comunicaciones debe estar precedida de la orden de un juez. La entidad arguye que el parágrafo final de la misma disposición da a entender que la orden del juez no es necesaria cuando se trata del ejercicio de funciones de inspección, vigilancia y control.

 

A mi juicio, más allá de las interpretaciones jurídicas sobre esos dos profundos reparos y sobre otros que se han expresado, el problema estructural de fondo es que la averiguación preliminar no inicia con un auto que enmarque toda la actuación y que fije el derrotero de la misma. Para beneficio de la propia entidad, pero especialmente para proteger las garantías procesales de los “pre-investigados”, a la SIC le debería quedar vedada la llamada “pesca con dinamita” y debería estar obligada a producir un auto en el que explique la hipótesis del caso y en el que se describan las líneas de trabajo que se proponen desarrollar. De esa forma, una vez abierta la investigación formal, el investigado tendría derecho a conocer dicho auto y retrotraerse al mismo como punto de referencia para establecer si sus garantías procesales fueron respetadas.

 

A su turno, y aquí el corazón de mi propuesta, debería crearse la figura del juez de garantías para que opere de forma permanente mientras dura la investigación, quien tendría la función, entre otras, de autorizar cualquier diligencia sorpresa que se pretenda realizar, luego de verificada la pertinencia y la proporcionalidad de la misma de conformidad con el auto inicial mencionado y una vez asegurado que no se vulnerarán las garantías procesales, incluyendo en principio de no autoincriminación. El control de garantías podría, incluso, operar ex post frente a requerimientos escritos, cuando estos sean ambiguos.

 

En la práctica, la entidad tendría la carga de justificar ante el juez de garantías la necesidad de acceder a determinados dispositivos, de forma similar a la sustentación que hace un fiscal ante el juez penal de garantías para hacer un allanamiento. Entre otros efectos de esta figura, la información íntima, o impertinente por cualquier motivo, tendría que ser eliminada del expediente ante el mismo juez y antes de la apertura de la investigación formal. Recordemos que en otras jurisdicciones se dan este tipo de interacciones entre la autoridad administrativa y el juez, como, por ejemplo, en España, en donde el investigado tiene derecho a acudir a la Audiencia Nacional en ciertos eventos puntuales.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 6001 veces
40897

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5809 veces
40850

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4042 veces
40865

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3949 veces
40899

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2695 veces
40904

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2538 veces
40895

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2520 veces
40905

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1750 veces
40906

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1364 veces
40863

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1229 veces
40887

Compartir por ×

Correo electrónico
15773

Compartir por ×

Correo electrónico
30904

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 89 veces
27360

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 84 veces
23719

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 68 veces
17977

Compartir por ×

Correo electrónico
12592

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 45 veces
30729

Compartir por ×

Correo electrónico
30340

Compartir por ×

Correo electrónico
22944

Compartir por ×

Correo electrónico
29127

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico