Columnista Impreso
Buscar Columnista Impreso

Reformas al sistema político

52147

Compartir por ×

Correo electrónico
Reformas al sistema político

Juan Manuel Charry Urueña

Abogado constitucionalista. Presidente del Instituto Libertad y Progreso

jcharry@charrymosquera.com.co; @jmcharry

 

La Constitución es el derecho de la política y la regulación del ejercicio del Poder Público. Diría que el sistema político tiene reglas fácilmente cambiables, con lo cual es un sistema volátil e inestable que responde a los intereses coyunturales de la clase política.

 

El sistema político se puede descomponer en cuatro grandes temas. Primero, la forma del Estado, esto es, la distribución del poder en el territorio. Segundo, el sistema de gobierno, o sea, cuál de las ramas del poder tendrá mayor preponderancia. Tercero, el sistema de partidos, como organizaciones intermediarias entre los ciudadanos y el ejercicio de funciones públicas. Y cuarto, el sistema electoral como regulación y administración del voto popular.

 

La Constitución Política de 1991 estableció que Colombia es un Estado unitario con descentralización administrativa y autonomía de las entidades territoriales. El sistema de gobierno sería presidencialista, con la marcada característica de iniciativa legislativa privativa de gasto público. Abandonó el bipartidismo para pasar a un sistema plural con movimientos y grupos significativos de ciudadanos, inicialmente con 50.000 firmas. Y estableció la mayoría absoluta o doble vuelta para la elección presidencial y la mayoría proporcional para cuerpos colegiados, con circunscripciones nacional, para Senado, y departamental, para Cámara de Representantes.

 

De las 53 reformas constitucionales, tres adicionaron las circunscripciones electorales, dos se calificaron de reformas políticas, una de equilibrio de poderes, otra permitió la reelección presidencial luego derogada, otra más cambió el periodo de las autoridades territoriales de elección popular, una más amplió la moción de censura y, finalmente, una estableció la elección por mayoría absoluta para el alcalde de Bogotá. Si se tienen en cuenta la supresión de las suplencias en los cuerpos colegiados, la creación de distritos especiales y los cambios al régimen de los congresistas, se habrían expedido cerca de 17 reformas al sistema político, sin contar las derivadas del Acuerdo Final con las Farc.

 

Y ni qué decir de los procedimientos de participación ciudadana, mermados por el exceso de requisitos, que los ha convertido en una verdadera carrera de obstáculos de improbable culminación exitosa.

 

A pesar de la ampliación del periodo de las autoridades territoriales, la democracia local ha sido dominada por la política nacional, con lo cual resultó incumplido el propósito inicial de los constituyentes de 1991.

 

La reelección fortaleció el presidencialismo y, a pesar de su derogatoria, persisten los desequilibrios con las otras ramas del poder; de un lado, con la debilidad del Congreso y, del otro, con la fortaleza de las altas corporaciones judiciales, en la práctica, irreformables. Las mociones de censura no prosperan, los congresistas están sobrecontrolados judicialmente, mientras que los magistrados son prácticamente irresponsables, con algunas contadas excepciones.

 

Los partidos políticos, altamente desprestigiados, financiados por el Estado, supuestamente organizados democráticamente, deben responder por los candidatos avalados. Su personería jurídica depende de obtener, al menos, el 3 % de los votos válidos en el territorio nacional en las elecciones para Cámara o Senado. A pesar de la intención de fortalecer los partidos y sus bancadas, la actividad política está marcada por las actuaciones personales, los liderazgos individuales y la trashumancia entre los partidos.

 

La corrupción, el clientelismo, la manipulación informativa y la abstención electoral afectan gravemente el derecho al sufragio y la legitimidad democrática. La ausencia de cultura política corroe las bases del sistema.

 

Si bien nuestro sistema político debe ser objeto de un detenido análisis, porque su funcionamiento es defectuoso, el primer paso consistiría en que ninguna reforma se debe aplicar a los servidores públicos de turno.

 

Vea el video de esta columna en https://youtu.be/bn4gN5tOVls. Agradeceré comentarios: jcharry@charrymosquera.com.co

 

Columnista Impreso

30 de Abril del 2021
30 de Abril del 2021
30 de Abril del 2021
15 de Abril del 2021

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 54740 veces
52258

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6066 veces
52263

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6033 veces
52311

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5570 veces
52259

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5430 veces
52312

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5395 veces
52364

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2903 veces
52332

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2870 veces
52344

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2633 veces
52346

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2483 veces
52382

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 7784 veces
42823

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6506 veces
45924

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
46873

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45801

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico