Análisis
Buscar Análisis

Los jueces de la Corte IDH también deben respetar los principios de imparcialidad y objetividad

51497

Compartir por ×

Correo electrónico
Los jueces de la Corte IDH también deben respetar los principios de imparcialidad y objetividad  (Bigstock)

Víctor Mosquera Marín

Doctor en Derecho Internacional Público

Magister en Protección Internacional de los Derechos Humanos

Sapienza Universita di Roma Italia

 

Recientemente, tuvo lugar la audiencia pública del renombrado caso Jineth Bedoya Lima vs. Colombia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). Este caso se relaciona con las violaciones a derechos humanos sufridas por la periodista Jineth Bedoya, quien en el año 2000 fue víctima de secuestro, tortura y violación sexual, por parte de paramilitares por motivos vinculados a su profesión.

 

Un hecho que causó bastante polémica para algunos fue la decisión del Estado de Colombia de recusar a los jueces de la Corte IDH y, posteriormente, retirarse de la audiencia, decisión que fue tomada porque, en consideración del Estado colombiano, los referidos jueces no estaban otorgando garantías de imparcialidad y objetividad en el marco de la audiencia.

 

Al margen de la polémica que ha generado este hecho, es de advertir que la mayoría de los que hoy critican severamente la decisión del Estado de Colombia no se han detenido a analizar los argumentos dados por este para haber formulado su recusación y, posteriormente, abandonar la audiencia.

 

En efecto, tal y como lo manifestó el agente del Estado colombiano, Camilo Gómez, posición a la que adhiero, si bien todos rechazamos categóricamente los distintos vejámenes a los que fue sometida en su momento la periodista Jineth Bedoya, esto no justifica que los jueces de la Corte IDH, sin que haya concluido el juicio y sin que exista sentencia en firme, puedan prejuzgar al Estado de Colombia en el marco de una audiencia, sin al menos haberle dado a este la oportunidad de ser escuchado y ejercer su derecho de defensa.

 

Por más sensible emocionalmente que pueda resultar un determinado caso (como en efecto resulta el de Jineth Bedoya), esto no justifica que los jueces encargados de conocerlo puedan desconocer la objetividad, neutralidad e imparcialidad que siempre debe caracterizar cualquier actuación judicial. Existen diversos instrumentos internacionales que ratifican este punto. Tan solo para dar algunos ejemplos, los Principios básicos relativos a la independencia de la judicatura de las Naciones Unidas establecen que “Los jueces resolverán los asuntos que conozcan con imparcialidad, basándose en los hechos y en consonancia con el derecho …”.

 

Por su parte, los Principios de Bangalore sobre la Conducta Judicial establecen que la imparcialidad se refiere no solo a la decisión judicial en sí misma, sino también “al proceso mediante el cual se toma esa decisión”[1]. Así mismo, dichos Principios establecen que, con el objetivo de garantizar la imparcialidad del proceso, todos los jueces (incluidos entonces los de la Corte IDH) deben desempeñar sus tareas judiciales “sin favoritismo, predisposición o prejuicio”[2].

 

Así las cosas, es claro que por más empatía que los jueces de la Corte IDH puedan sentir hacia una víctima, en este caso la periodista Jineth Bedoya, eso no los puede llevar a exteriorizar dicha empatía prejuzgando al Estado respectivo y mostrando que ya tienen una posición asumida en su contra, pues esto desconoce flagrantemente el principio de imparcialidad, el cual incluso se encuentra consagrado en el Estatuto de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, instrumento que establece el deber de los jueces de dicho organismo internacional de realizar todas sus funciones con “honradez, independencia e imparcialidad[3].

 

Y es que, tal y como lo ha manifestado la propia Corte IDH en su reiterada jurisprudencia, “se debe garantizar que el juez o tribunal en el ejercicio de su función como juzgador cuente con la mayor objetividad para enfrentar el juicio. Esto permite a su vez, que los tribunales inspiren la confianza necesaria a las partes en el caso, así́ como a los ciudadanos en una sociedad democrática”. Así entonces, no resulta entendible por qué razón los jueces de la Corte IDH, quienes deberían ser ejemplo de objetividad e imparcialidad, en el marco de la audiencia del caso Jineth Bedoya desconocieron su propia jurisprudencia, presumiendo la responsabilidad del Estado, prejuzgándolo y mostrando que ya tienen una clara postura en su contra.

 

Es de aclarar que el objetivo de estar breves consideraciones que realizo no es señalar que el Estado de Colombia no sea responsable de las violaciones a derechos humanos sufridas por la periodista Jineth Bedoya, pues esta es una labor que compete exclusivamente a la Corte IDH. Lo único que esta breve reflexión pretende es llamar la atención de los jueces de dicho organismo internacional en el sentido de que ellos también están obligados a cumplir con los estándares fijados por la Corte IDH y demás tribunales internacionales en materia de imparcialidad, neutralidad y objetividad.

 

Por último, es pertinente manifestar que, independientemente de que el Estado de Colombia sea o no responsable por las violaciones a derechos humanos sufridas por Jineth Bedoya (lo cual será determinado por la Corte IDH), es un hecho demostrado que ella sí fue objeto de diferentes vejámenes, torturas y abuso sexual por parte de paramilitares, por lo cual me solidarizo completamente con ella por haber sido víctima de tan atroces e inhumanos actos y hago un llamado al Estado para juzgar tanto a los autores materiales como intelectuales de estos aberrantes hechos.

 

[1] Valor 2 de los Principios de Bangalore.

[2] Valor 2 de los Principios de Bangalore.

[3] Artículo 11 del Estatuto: “Al tomar posesión de su cargo, los jueces rendirán el siguiente juramento o declaración solemne: "Juro (o declaro solemnemente) que ejerceré mis funciones de juez con honradez, independencia e imparcialidad y que guardaré secreto de todas las deliberaciones".

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 12787 veces
51803

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 11000 veces
51690

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5360 veces
51684

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4185 veces
51782

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3438 veces
51768

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3402 veces
51689

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3142 veces
51725

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2576 veces
51835

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2369 veces
51787

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1988 veces
51833

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 7784 veces
42823

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6506 veces
45924

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
46873

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45801

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico