Pasar al contenido principal
21 de Octubre de 2021 /
Actualizado hace 12 horas | ISSN: 2805-6396

Openx ID [25](728x90)

1/ 5

Te quedan 4 noticias gratis, suscríbete y consulta actualidad jurídica al instante

Opinión / Ámbito del Lector


Matrícula cero: logros y retos

10 de Agosto de 2021

130326

Jorge Eliecer Laverde Vargas

Secretario General Comisión Sexta Senado

 

La matrícula cero para cada una de las 63 universidades públicas del país es una realidad. Ahora, los estudiantes de los estratos 1, 2 y 3 podrán acceder a la educación superior pública de forma gratuita gracias a las gestiones adelantadas por el Gobierno Nacional, que, con ocasión a todos los despropósitos derivados por la pandemia del covid-19, supo identificar en conjunto con el Poder Legislativo, las necesidades de los estudiantes, para así, ofrecer gratuidad en las matrículas y permitir que los estudiantes, que no son ajenos al golpe económico a causa de la pandemia, no tengan que ver frustradas sus metas a nivel académico y profesional.

 

La propuesta nace de los diálogos entre el Gobierno Nacional y los estudiantes, además de diferentes voces que desde el Congreso de la República evidenciaron cómo algunas entidades territoriales promovieron la matrícula cero en sus departamentos y regiones, y demandaron que el programa se implementara a nivel nacional.

 

Este beneficio comienza a partir del segundo semestre del presente año y se extiende durante todo el 2022. Sin embargo, creemos que desde los diferentes sectores de la sociedad –a nivel público y privado, – se necesita sumar aunar fuerzas esfuerzos para que pueda continuar durante los próximos años y sea una política de Estado que procure estar siempre en las agendas de los próximos gobiernos.

 

Ese es precisamente uno de los grandes retos que tenemos desde las comisiones sextas constitucionales permanentes del Congreso de la República, cuyo conocimiento y debate versa precisamente sobre la educación del país y en donde se ha reconocido la importancia de la misma en los propósitos que tenemos como Nación, para así instar a todas las instituciones del sector educativo del país mediante los diferentes mecanismos legislativos a nuestro alcance para lograr objetivos como el que hoy celebramos, como es la gratuidad en la educación superior pública.

 

Contar con gratuidad en la matrícula de los estudiantes en las universidades ayuda no solamente solo a evitar la deserción académica, sino que promueve el ingreso de nuevos estudiantes, pues el factor económico, que siempre ha sido decisivo para el ingreso a la educación superior, ya no jugará un papel en contra de los jóvenes de escasos recursos.

 

La reducción de la brecha social que existe entre quienes acceden a la educación superior y quienes no es uno de los pilares del programa que, además, invita a los colombianos a su desarrollo profesional que, a su vez, les permitirá contar con mejores herramientas para el desenvolvimiento laboral, lo cual que es directamente proporcional al mejoramiento en la calidad de nuestros profesionales.

 

Este es un logro que no distingue niveles académicos en la educación superior, ya que bajo criterios de equidad se ha conseguido reconocer la gratuidad para las carreras profesionales, tecnológicas y técnicas, lo cual permitirá a los estudiantes agotar los diferentes procesos académicos de acuerdo a su área de interés, para abordando abordar así a una gran cantidad de estudiantes, puesto que no es necesario pertenecer de manera exclusivamente a un pregrado o una licenciatura para ser beneficiado de la matrícula cero.

 

Han sido variadas las propuestas que se han suscitado en materia de educación en nuestra Comisión Sexta de Senado durante estos tres años de periodo legislativo, provenientes de diferentes sectores políticos, que contando cuentan en muchas ocasiones con la participación de los ciudadanos y gremios académicos, mediante las audiencias públicas en las diferentes sesiones, en donde se han logrado consolidar unas metas claras con miras a una mayor inversión por parte del Estado, que pretenda no solamente solo mejorar las condiciones para que los estudiantes puedan acceder a la universidad, sino que también, se busca mejorar las condiciones de la planta docentica docente y administrativa con la finalidad de contar con una mayor calidad en las universidades públicas de nuestro país y todo el ecosistema educativo a nivel superior.

 

Algunos países de la región ya venían consolidando esta idea y Colombia ha tomado la decisión de dar el salto después de diversos debates fiscales que comprometen todos los esfuerzos por parte del Estado e invitan a otros países de América Latina y el Caribe a promover la educación superior gratuita en toda la región.

 

Si bien gran parte de los recursos de la educación se sujetan al Fondo Solidario para la Educación creado por el Gobierno Nacional a través del Decreto Legislativo 662 del 2020, por medio del cual asignará los recursos destinados para la matrícula cero, nosotros como Rama Legislativa tenemos claro que la gratuidad en las matrículas en las universidades públicas no puede depender de la voluntad del gobierno de turno, por lo que necesitamos que se convierta en una ley de la República que cuente con todas las clausulas idóneas para satisfacer la demanda educativa del país y permita el acceso permanente de nuestros jóvenes a la educación superior sin sesgos o criterios distintos a sus voluntades y capacidades académicas.

Opina, Comenta