Pasar al contenido principal
06 de Octubre de 2022 /
Actualizado hace 11 horas | ISSN: 2805-6396

Openx ID [25](728x90)

1/ 5

Noticias gratuitas restantes. Suscríbete y consulta actualidad jurídica al instante.

Especiales / Academia


Retos para la formación y el ejercicio de la profesión jurídica en el presente y el futuro

11 de Mayo de 2022

142849
Imagen
Retos para la formación y el ejercicio de la profesión jurídica en el presente y el futuro (Flickr-serdarkaya)

Jeniffer Garzón Díaz

Directora de Posgrados

Facultad de Jurisprudencia, Universidad del Rosario

 

Colombia tiene una oferta cercana a los 200 programas de Derecho y es el segundo país en el mundo –después de Costa Rica– con más abogados por número de habitantes. En un contexto como este, ¿cómo puede un abogado y, en general, un profesional en cualquier otra área del conocimiento en contextos similares, diferenciarse de otros en el mercado laboral y tener mejores oportunidades para su desarrollo profesional? Y ¿cómo podemos aportar desde las universidades en la formación de profesionales que respondan a las necesidades del mercado laboral?

 

Son enormes los retos que enfrentan los profesionales y las instituciones de educación superior en un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo producto de la era digital y la revolución 4.0, cuyos impactos y efectos se han acentuado por causa del covid-19 y por la crisis sanitaria, económica y social por la que atraviesa el país y la sociedad en general. Según Andreas Schleicher, director de Educación y Habilidades de la Ocde, el reto de las instituciones educativas en este contexto es formar profesionales para trabajos que no existen, usando tecnologías que no se han inventado, para resolver problemas sociales que aún desconocemos.

 

Coinciden los expertos en innovación educativa en que, para enfrentar estos desafíos, las universidades están llamadas a implementar modelos pedagógicos enfocados en el aprender a aprender, basados en retos y problemas y en el aprendizaje activo; se debe fomentar la multidisciplinariedad en las aulas de clase y fortalecer la relación entre la universidad, el Estado y la empresa. Además, se deberían implementar planes de estudios flexibles y personalizados, orientados a desarrollar en los estudiantes y profesionales competencias relacionadas con el pensamiento crítico y la solución de problemas complejos; el autoconocimiento, la inteligencia social y emocional, la comunicación efectiva, el compromiso ético y ciudadano, la responsabilidad social, la transformación digital, el emprendimiento y la innovación permanente, entre otras, que le permitan al estudiante en ejercicio profesional aplicar conocimientos en contextos distintos y reinventarse constantemente.

 

Transformación y consolidación

 

Atendiendo estas necesidades, desde la  Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, hemos venido transformando y consolidando –incluso antes la pandemia– un portafolio de posgrados alineado con el sello de la Facultad: “Lideramos la transformación de nuestra comunidad y de la sociedad, desde la tradición y el humanismo, en un entorno incluyente, innovador y global” y con el lema de la Universidad “Nova et vetera”, que significa siempre nuevo y siempre antiguo, el vetera como una garantía de permanencia en el tiempo por más de 368 años, y el nova que nos motiva a innovar, a mirar hacia adelante y a anticiparnos a las necesidades de los estudiantes, de los profesionales y de las entidades públicas y privadas que acogen a los egresados de nuestros programas. 

 

Somos conscientes de que la profesión jurídica pasó de ser una profesión de acceso limitado, con trabajo asegurado y con un grueso de fundamentación teórica, a ser una profesión con mayor acceso, que requiere la convergencia de nuevos modelos de enseñanza y quehacer pedagógico enfocados hacia el ejercicio del Derecho, que van más allá de lo teórico, pues requieren abordar un componente práctico, incorporar y apropiar tecnologías emergentes y, sobre todo, desarrollar competencias humanas y éticas de manera transversal para el ejercicio de la profesión, siempre orientados a la innovación y a la construcción de nuevas estructuras que supongan el enriquecimiento del ambiente profesional y académico.

 

De manera permanente, la Facultad renueva, fortalece y consolida su portafolio de posgrados en Bogotá y en las regiones. Tiene una  oferta académica, relevante, multidisciplinar, internacionalizada, humanista, ética y flexible que procura promover la articulación con otras áreas del conocimiento para responder a los desafíos del entorno y atraer estudiantes que encuentran en la oferta académica un escenario óptimo para fortalecer habilidades y competencias enfocadas en su desarrollo integral, su visión global y su compromiso con el país y con la región y que le permitirán gestionar los retos a los que se enfrentan. Todo esto en el marco de la ruta 2025, que se ha trazado la universidad. 

 

Portafolio

 

La Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario cuenta con un portafolio de 34 programas de posgrado que ofrece en Bogotá y en otras regiones del país –21 especializaciones presenciales y una virtual en Derecho Administrativo; 11 maestrías, 9 profesionalizantes y dos mixtas, y un doctorado–. Dentro de la oferta, hay programas tradicionales, dirigidos exclusivamente a abogados, como las especializaciones en Derecho Penal, Derecho Administrativo y Derecho Procesal, y otros programas más innovadores, dirigidos a abogados y otros profesionales, como las especializaciones en Derecho de Seguros, Derecho Aduanero y del Comercio Exterior, Derecho Empresarial y de los Negocios, y Derecho Financiero, entre otros. 

 

Para promover la continuidad en el proceso de formación de los egresados de los posgrados, varios de estos programas articulan niveles de formación de especialización y maestría y algunos se crearon y se ofrecen en alianza con otras facultades y/o dependencias centrales de la universidad y con aliados externos referentes en un tema específico, como la Maestría en Arbitraje Nacional, Internacional y de Inversión, que se ofrece en alianza con el Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá; la Especialización en Derecho Urbano, que se ofrece en alianza con Camacol, y las maestrías en Derecho y Gestión Urbanística, Bioderecho y Bioética, Negocios y Derecho, Contratación Pública y su Gestión, que se ofrecen con aliados internos.

 

A través de la historia, hemos formado profesionales destacados en el ejercicio de las diferentes áreas del Derecho. Nuestra oferta de posgrados responde a las exigencias del entorno y a las necesidades de la sociedad, buscando siempre ser referentes no solo en la práctica de la profesión, sino también en los métodos de enseñanza y aprendizaje, buscando un logro integral que establezca un lazo significativo entre la academia y la persona, que, como producto final, proporcione expertos funcionales y con capacidad de adaptación, para enfrentar los desafíos actuales y sus variantes futuras. Esto garantiza una perdurabilidad en el tiempo, del mismo modo que una Facultad con más de 368 años de historia permanece vigente en el sector educativo.

 

Desafíos

 

A partir de la pandemia, y a pesar de la apropiación e implementación acelerada de nuevas tecnologías, aún queda mucho por hacer. Es importante tener en el radar nuevos actores y productos académicos de corta duración que promueven la formación y el desarrollo de habilidades y competencias específicas que pueden ser acreditadas por plataformas digitales e, incluso, por las mismas universidades. También podemos prever una migración de la modalidad de impartición 100 % presencial física a escenarios virtuales y a la formalización de otras modalidades, que pueden ser presenciales, por acceso remoto y combinadas y/o híbridas apoyadas por tecnologías de la información.

 

Es así como hemos ido evolucionando de programas y modelos educativos tradicionales a programas y modelos versátiles, innovadores y para la vida, que promueven la formación ágil, personalizada y permanente; que desarrollan competencias para aprender y desaprender rápidamente e interiorizar lo aprendido y tener la capacidad de transferir y aplicar conocimientos a diferentes disciplinas y contextos.

 

En la medida que las Escuelas de Derecho y, en general, las universidades comprendan y encuentren la manera de apropiar e incorporar rápidamente estas tendencias y otras emergentes en sus programas de formación, estarán a la vanguardia de las necesidades del mercado laboral y podrán posicionarse como líderes en el sector educativo.

 

* Sección patrocinada. El contenido de esta sección es responsabilidad exclusiva de la Universidad del Rosario.

Opina, Comenta

Openx inferior flotante [28](728x90)

Openx entre contenido [29](728x110)