Pasar al contenido principal
27 de Mayo de 2024 /
Actualizado hace 5 horas | ISSN: 2805-6396

Openx ID [25](728x110)

1/ 5

Noticias gratuitas restantes. Suscríbete y consulta actualidad jurídica al instante.

Especiales / Invitado


“El dominio y el uso adecuado de las técnicas de litigación oral son herramientas indispensables para todo abogado”

08 de Abril de 2024

Reproducir
Nota:
180261
Imagen
Oralidad01

Los días 26 y 27 de abril, se realizará en Bogotá el Congreso internacional de litigación 2024, un evento que pretende llevar a los abogados, de una forma práctica y experimental, las principales técnicas de litigación oral.

Nilda M. Navarro Cabrer, abogada de Puerto Rico con LL. M. de la Universidad de Harvard (EE UU), experta en la materia y directora de Seminarios Legales, concedió a ÁMBITO JURÍDICO una entrevista para conversar sobre esta materia.

ÁMBITO JURÍDICO: ¿Qué tanto ha evolucionado la justicia de la escritura a la oralidad

Nilda M. Navarro Cabrer: En el sistema judicial de Puerto Rico la oralidad tiene una historia centenaria, arraigada tanto en la tradición civilista como en la anglosajona. Los casos comienzan con escritos, la demanda en casos civiles y la denuncia en casos penales, y en el desarrollo de los procedimientos judiciales se combina la escritura y la oralidad. El juicio, sea civil o penal, siempre es oral. Las partes presentan el testimonio de los testigos, que son interrogados por los(as) abogados(as) de ambas partes ante el juzgador. La evidencia documental, electrónica o real, salvo que sea estipulada, debe ser autenticada por un testigo. Los jueces notifican las sentencias y resoluciones por escrito. Los procesos apelativos son principalmente por escrito, ya que no se trae evidencia nueva, sino que se revisan las determinaciones a base del derecho aplicable y de la evidencia presentada ante el tribunal inferior. No obstante, los tribunales apelativos pueden citar a vistas argumentativas.

Á. J.: En Colombia, la oralidad se asocia con el derecho penal, pero ¿qué pasa con las demás áreas del Derecho?

N. N.: Por experiencia puedo decir que la oralidad funciona en casos civiles, ya sea en un caso laboral, contractual, comercial, de derecho de familia u otro procedimiento civil. En Puerto Rico, al igual que en EE UU, la oralidad es una realidad en casos civiles y penales. A grandes rasgos, en los casos civiles después de entregarse la demanda y los emplazamientos a la parte demandada, esta tiene que contestar o presentar una moción de desestimación por escrito, a la cual la parte demandante puede oponerse por escrito. De no desestimarse el pleito, tras el descubrimiento de prueba y otros incidentes procesales que combinan la escritura y la oralidad, se celebra el juicio que siempre es oral. Los(as) abogados(as) interrogan a los testigos y presentan la prueba ante el(la) jueza), siguiendo las disposiciones de la Reglas de Evidencia, que son las mismas para los procedimientos criminales y los civiles. 

Á. J.: ¿Qué gana la justicia gracias a la litigación oral?

N. N.: La litigación oral permite a los(as) abogados(as) interrogar a los testigos directamente y hacer preguntas de seguimiento al momento. El juez no se limita a leer documentos, sino que tiene la oportunidad de ver y apreciar los gestos y las reacciones de los testigos, escuchar sus voces, y aclarar dudas. Se provee a las partes la oportunidad de ser oídas, y de ver y escuchar a los testigos. Se fomenta el debido procedimiento de ley, la celeridad, la publicidad de los procesos y la confianza en el sistema judicial.

Á. J.: ¿Qué parte del proceso o qué tipos de procesos se pueden adelantar a través de la virtualidad y cuáles necesariamente requieren de la presencialidad?

N. N.: La virtualidad es muy conveniente y costo-efectiva para reuniones, gestiones previas al juicio, y vistas que no requieren la presentación de testigos ni evidencia, como son las vistas de calendarización, las conferencias de estado procesal y las vistas para argumentar mociones. Al celebrar esas reuniones y vistas de forma virtual se ahorra tiempo y recursos. La virtualidad también es muy útil para evitar que un testigo que viva fuera de la jurisdicción tenga que viajar para declarar. Ahora bien, no es conveniente ni fácil celebrar en el marco de la virtualidad los juicios en que declaran testigos y se presenta evidencia. En las vistas virtuales se pierde el contacto directo con los testigos y existe el riesgo de que el testigo reciba insumo externo mientras declara, o que surjan problemas con la conexión a internet o el audio. Los juicios orales son más efectivos, si son presenciales.

Á. J.: ¿De qué forma la tecnología ha servido para mejorar y agilizar el acceso y la administración de justicia?

N. N.: Uno de los adelantos tecnológicos que más ha ayudado en nuestros tribunales es la presentación y notificación electrónica de los escritos. En Puerto Rico tenemos un sistema dual en que opera tanto el Tribunal Federal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, como los tribunales del Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA). En el Tribunal Federal se presentan y notifican los escritos de forma electrónica desde hace más de 20 años. En los tribunales del ELA, hace más de 10 años se implementó un sistema conocido como SUMAC (Sistema Unificado de Manejo y Administración de Casos), que permite presentar al tribunal de forma electrónica todos los documentos en los casos civiles, incluyendo las demandas, mociones y la evidencia. El sistema notifica automáticamente mediante correo electrónico a los abogados de las partes cada vez que se hace algún trámite en el caso, ya sea que una parte presente un escrito o que el tribunal emita una orden o sentencia.

Gestiones que antes tardaban muchísimo tiempo, ahora se hacen al instante, sin tener que imprimir cientos de papeles, notificarlos a las demás partes por correo o mensajero, ni desplazarnos al tribunal a presentar los escritos. Además, el sistema provee un mecanismo de búsqueda para que cualquier persona conozca el trámite del caso y los documentos que contiene, excepto los confidenciales. En el juicio oral, el(la) juez(a) y los(as) abogados(as) tienen en sus computadoras los documentos que se presentan. Existen salas “inteligentes” en los tribunales en los que, durante el juicio oral, el testigo que está declarando puede ver en un monitor los documentos que se le muestran. Los juicios orales son grabados para poder ser transcritos de ser necesario para el trámite apelativo. La tecnología agiliza los procesos, los hace más costo-eficientes y promueve el acceso a la justica.

Á. J.: ¿Qué impacto podría tener la inteligencia artificial (IA) en el proceso oral?

N. N.: La IA puede ser una herramienta muy útil para agilizar y facilitar ciertos aspectos del proceso, siempre y cuando se utilice adecuadamente. Por ejemplo, la IA puede ser de ayuda en la investigación legal, la redacción de escritos, la preparación para el juicio oral, y la organización y presentación de la evidencia, sobre todo si se trata de evidencia documental o electrónica voluminosa. También puede ayudar a los tribunales a optimizar la utilización de los recursos, la asignación de jueces a los casos, la programación de audiencias o vistas y la transcripción de los juicios orales. No obstante, debemos utilizar la IA con cuidado, como una herramienta para ayudar en nuestro trabajo, pero no para sustituirlo. Existen plataformas que tienen en su base de datos jurisprudencia y leyes a las que podemos solicitar que generen un escrito legal, pero tenemos la obligación profesional y ética de cotejar con sumo cuidado el escrito generado por la IA y tratarlo como un borrador que es necesario revisar. 

Á. J.: ¿Qué tanta incidencia puede tener en el resultado de un proceso el uso adecuado o inadecuado de técnicas de litigación oral por parte de los abogados?

N. N.: Imagine a un(a) abogado(a) en pleno juicio, en que cada palabra y gesto puede inclinar la balanza de la justicia. En un momento crítico, su habilidad para implementar las técnicas de litigación oral de manera efectiva podría significar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Esta es una realidad cotidiana en las salas de justicia. El(la) abogado(a) que domina las estrategias y técnicas de litigación oral entiende las reglas del proceso y sabe cómo aplicarlas con precisión y creatividad. Conoce las alternativas disponibles, sabe exactamente qué hacer en el juicio oral, cómo y cuándo. Así, asegura una representación competente y transforma el curso del litigio en beneficio de su cliente. El dominio y el uso adecuado de las técnicas de litigación oral son herramientas indispensables para todo(a) abogado(a) y marcan la diferencia entre ganar o perder un caso.

Á. J.: ¿En general, cree que los abogados se preparan adecuadamente en el uso de estas técnicas?

N. N.: Los(as) abogados(as) se gradúan de la escuela de Derecho con muy poca preparación práctica para la litigación oral. Aprender a litigar puede tomar años y dejar lagunas, dudas y malos hábitos. Organicé Seminarios Legales por Nilda M. Navarro Cabrer para ofrecer una solución: una plataforma dedicada a enseñar técnicas y estrategias de litigación oral de forma efectiva, práctica y amena. Nuestros cursos on demand presentan cada técnica con demostraciones, interrogando testigos en simulaciones, para que los participantes comprendan cómo se hace, qué funciona, qué no funciona y por qué. 

Recién lanzamos una sección de Oralidad en nuestra plataforma, con cursos dirigidos a abogados(as) de Colombia y Latinoamérica. Este mes Seminarios Legales llega a Colombia para participar de forma presencial, junto a Legis, Largacha Torres & Asociados, y un grupo de distinguidos colegas, en el Congreso internacional de litigación 2024, los días 26 y 27 de abril, en el que compartiremos y demostraremos técnicas específicas para mayor efectividad en el interrogatorio y el contrainterrogatorio.

Á. J.: ¿Cuáles considera que son los principales errores que comete un abogado que desconoce o no se ha preparado en el uso de técnicas de litigación oral?

N. N.: El(la) abogado(a) que no domina las técnicas de la litigación oral suele formular preguntas confusas, innecesarias e inefectivas; presenta su caso de manera desorganizada y poco clara; pierde el control de los testigos; omite objeciones importantes al testimonio y la evidencia; no es persuasivo y antagoniza o aburre al juzgador. Cada uno de esos errores tiene una solución: capacitarnos de forma efectiva, aprender a dominar el proceso y adquirir herramientas útiles y eficaces.    

Á. J.: ¿Por qué es importante para el abogado capacitarse en técnicas de litigio oral?

N. N.: No es importante, es esencial e indispensable para ser efectivos en la litigación oral.  Tenemos que conocer qué podemos y debemos preguntar a un testigo; cómo formular las preguntas en los interrogatorios y contrainterrogatorios para ser más persuasivos; cómo y cuándo objetar; y cómo autenticar y lograr la admisibilidad de la evidencia. Hay técnicas y estrategias específicas que pueden hacer la diferencia entre el éxito y el fracaso, y tenemos que conocerlas. Los cursos de Seminarios Legales presentan estas técnicas y estrategias con ejemplos, demostraciones y simulaciones, y se involucra a los participantes.

Á. J.: Por último, ¿qué tips podría compartir con nuestros lectores sobre las mejores técnicas de litigación oral?

N. N.: Primero, hay que capacitarse, porque un buen(a) abogado(a) litigante no nace, se hace. Segundo, hay que ser organizados y prepararse con tiempo. Tercero, hay que conocer y manejar los objetivos y las diferencias entre el interrogatorio y el contrainterrogatorio. En el interrogatorio, el testigo es la estrella y queremos que el juez lo escuche, entienda y crea su versión de los hechos. En el contrainterrogatorio, debemos minar la credibilidad del testigo de la parte contraria y/o su versión de los hechos, y controlar al testigo.

Seminarios Legales presentará en el Congreso Internacional de Litigación 2024, un master class y taller interactivo sobre técnicas y estrategias de interrogatorio y contrainterrogatorio en el que abordaremos el tema y haremos simulaciones y demostraciones. Además, Seminarios Legales tiene una sección nueva en su plataforma, titulada Oralidad, con cursos on demand dirigidos a abogados(as) de Colombia y Latinoamérica a precios atractivos. Tenemos disponibles cursos sobre interrogatorio, contrainterrogatorio y presentación de evidencia documental y electrónica. Próximamente, tendremos cursos adicionales, incluyendo sobre prueba pericial y objeciones. Invitamos a visitar nuestro portal y a registrarse para recibir más información.

Á. J.: ¿Cuáles considera que son los principales errores que comete un abogado que desconoce o no se ha preparado en el uso de técnicas de litigación oral?

N. M. N. C.: El abogado que no domina las técnicas de la litigación oral suele formular preguntas confusas, innecesarias e inefectivas; presenta su caso de manera desorganizada y poco clara; pierde el control de los testigos; omite objeciones importantes al testimonio y la evidencia; no es persuasivo y antagoniza o aburre al juzgador. Cada uno de esos errores tiene una solución: capacitarnos de forma efectiva, aprender a dominar el proceso y adquirir herramientas útiles y eficaces.    

Á. J.: ¿Por qué es importante para el abogado capacitarse en técnicas de litigio oral?

N. M. N. C.: No es importante, es esencial e indispensable para ser efectivos en la litigación oral. Tenemos que conocer qué podemos y debemos preguntar a un testigo; cómo formular las preguntas en los interrogatorios y contrainterrogatorios para ser más persuasivos; cómo y cuándo objetar, y cómo autenticar y lograr la admisibilidad de la evidencia. Hay técnicas y estrategias específicas que pueden hacer la diferencia entre el éxito y el fracaso, y tenemos que conocerlas. Los cursos de Seminarios Legales presentan estas técnicas y estrategias con ejemplos, demostraciones y simulaciones, y se involucra a los abogados participantes.

Á. J.: Por último, ¿qué tips podría compartir con nuestros lectores sobre las mejores técnicas de litigación oral?

N. M. N. C.: Primero, hay que capacitarse, porque un buen abogado o una buena abogada litigante no nace, se hace. Segundo, hay que ser organizados y prepararse con tiempo. Tercero, hay que conocer y manejar los objetivos y las diferencias entre el interrogatorio directo y el contrainterrogatorio. En el interrogatorio directo, el testigo es la estrella y queremos que el juez lo escuche, entienda y crea su versión de los hechos. En el contrainterrogatorio, debemos minar la credibilidad del testigo de la parte contraria y/o su versión de los hechos, y controlar al testigo.

Seminarios Legales presentará en el Congreso Internacional de Litigación 2024, un Master Class y Taller Interactivo sobre Técnicas y Estrategias de Interrogatorio y Contrainterrogatorio en que abundaremos sobre el tema y haremos simulaciones y demostraciones. Además, en las próximas semanas Seminarios Legales lanzará una sección en su plataforma con cursos “on demand” dirigidos a abogados y abogadas de Colombia y Latinoamérica. Ofreceremos cursos a precios muy atractivos, sobre interrogatorio, contrainterrogatorio, objeciones, presentación de evidencia documental y electrónica, y prueba pericial. Invitamos a visitar nuestro portal y a registrarse para recibir más información.

Gracias por leernos. Si le gusta estar informado, suscríbase y acceda a todas nuestras noticias y documentos sin límites.  

Paute en Ámbito Jurídico.

Siga nuestro canal en WhatsApp.

Opina, Comenta

Openx inferior flotante [28](728x90)

Openx entre contenido [29](728x110)

Openx entre contenido [72](300x250)