22 de Julio de 2024 /
Actualizado hace 20 minutos | ISSN: 2805-6396

Openx ID [25](728x110)

1/ 5

Noticias gratuitas restantes. Suscríbete y consulta actualidad jurídica al instante.

Noticias / Internacional


Turbulencias en una vieja democracia

05 de Julio de 2024

Reproducir
Nota:
193916
Imagen
Turbulencias-vieja-democracia(shutterstock)

Luisa Fernanda García López
Docente de la Universidad del Rosario
Miembro ICON-S Capítulo Colombia

Luego de la debacle del partido del presidente Emmanuel Macron en las elecciones europeas del pasado 9 de junio, el presidente francés decidió disolver la Asamblea Nacional, un mecanismo que la Constitución de 1958 autoriza para convocar a nuevas elecciones legislativas. 

En efecto, el artículo 12 de la Constitución francesa establece que el jefe de Estado puede poner fin de manera anticipada al mandato de los diputados de la Asamblea Nacional y que este mecanismo solo puede ser activado por el presidente, siendo necesario que haya pasado al menos un año desde las últimas elecciones legislativas. Antes de la disolución, entre otras condiciones, el presidente debe consultar con su primer ministro y los presidentes de las asambleas.

Si bien este mecanismo está previsto como una facultad del presidente, se usa en beneficio de la democracia y de la representación. Por ello, las justificaciones para activarlo son dos: la primera, levantar un bloqueo institucional que le impide al presidente sacar adelante sus proyectos en el Parlamento, y la segunda, responder a un llamado del pueblo que se pronuncia en contra de quienes integran la mayoría parlamentaria.

Lo cierto es que ninguno de los dos escenarios se ha presentado aquí, pero, en un sistema parlamentario de corte presidencial como el francés, el presidente Macron quiere poner a prueba su popularidad y reestructurar su gobierno en los tres años que le quedan de mandato. Sin embargo, acudir a esta figura constituye una apuesta arriesgada que se puede convertir en un arma de doble filo.

Haciendo un poco de reminiscencia, en los más de 60 años que lleva la Quinta República se han dado varios casos de disolución de la Asamblea Nacional. Así, el presidente de Gaulle lo hizo en dos oportunidades: en 1962, cuando el Parlamento votó una moción de censura en contra de su primer ministro, Georges Pompidou, y luego de la crisis de mayo de 1968. En las dos oportunidades, el presidente de Gaulle salió fortalecido y contó con las mayorías en el Parlamento.

Por su parte, el presidente Mitterrand también logró disolver satisfactoriamente la Asamblea Nacional en dos oportunidades. Inicialmente, en 1981, cuando no tenía mayorías y gobernaba con un parlamento prevalentemente de derecha y, la segunda, en 1988, cuando puso fin a la cohabitación.

Otro caso es el del presidente Jacques Chirac, quien en 1997 disolvió la Asamblea Nacional, intentando reforzar la representación de su partido en el Parlamento, pero no lo logró. En esa oportunidad, el partido socialista de oposición obtuvo las mayorías, y el presidente acudió a la cohabitación, nombrando al primer ministro Lionel Jospin, del partido socialista.

Por último, Emmanuel Macron, siguiendo la práctica de sus antecesores y evadiendo la cohabitación, se enfrenta a varios escenarios. El riesgo esta vez no es solo que no obtenga las mayorías en el Parlamento, lo que ya se sabe que sucederá, sino que los partidos de extrema derecha nacionalista o de izquierda radical obtengan las mayorías en el Parlamento. Además, la posibilidad de hacer alianzas con los partidos de centro derecha y de centro izquierda no es viable, dado que el partido de centro derecha manifestó su independencia y el partido socialista decidió hacer alianzas con la izquierda radical.

Lo anterior dificulta el panorama para Macron, quien después de las elecciones el 7 de julio tendrá varias opciones, a saber: renunciar, si no logra, aunque sea, una mayoría relativa en la Asamblea Nacional, y ahí se convocaría a elecciones legislativas y presidenciales anticipadas; o, la otra opción, formar un gobierno de unión nacional, nombrando un primer ministro (cohabitación) que pertenezca seguramente al partido de la derecha nacionalista (Rassemblement National), lo que dificultaría los consensos en el Parlamento. 

Si se realiza este nombramiento, Macron quedaría muy débil frente a su primer ministro, quien contaría con todas las mayorías en el Parlamento, pero le dejaría muy poco margen de maniobra a él como presidente. En todo caso, el escenario político francés hoy es inédito.

Estamos frente al primer presidente de la Quinta República que podría renunciar, dejando a una Francia dividida y en medio de una gran crisis institucional. El clima político se presta aún más para la subida del partido nacionalista radical al poder, partido al que tanto le han temido generaciones enteras de franceses, con la posibilidad de que llegue Marine Le Pen en el 2027, quien, además, sería la primera presidenta mujer en la historia republicana francesa. 

El resultado de la primera vuelta de las elecciones legislativas el pasado 30 de junio le da un margen del 33, 15 % al partido RN, posicionándolo por el momento, como partido mayoritario en la Asamblea Nacional. Para la segunda vuelta, Macron deberá renunciar a la ambición de ser la fuerza mayoritaria en la Asamblea nacional, y tendrá que armar una coalición, con una parte de la derecha (LR-Los Republicanos), de la izquierda y con su propio partido (Nouveau Front Populaire -NFP). De lograr esta mayoría, podrá gobernar sin el partido RN. De lo contrario, deberá nombrar a Jordan Bardella primer ministro enfrentándose a una mayoría de la derecha radical en la Asamblea Nacional. Este escenario hará una gobernanza difícil quien deberá esperar un año para hacer uso nuevamente del artículo 12 y disolver la Asamblea nacional.

Gracias por leernos. Si le gusta estar informado, suscríbase y acceda a todas nuestras noticias, los datos identificadores y los documentos sin límites.

Paute en Ámbito Jurídico

Siga nuestro canal en WhatsApp.

Opina, Comenta

Openx inferior flotante [28](728x90)

Openx entre contenido [29](728x110)

Openx entre contenido [72](300x250)