General
Buscar General

La generación blandita: los universitarios hipersensibles

43532

Compartir por ×

Correo electrónico
La generación blandita: los universitarios hipersensibles (Bigstock)

Hace poco, se difundió la noticia de que estudiantes en la prestigiosa Universidad de Cambridge hicieron descolgar un cuadro del siglo XVII (El mercado de las aves de Frans Snyders), por cuanto lo encontraban ofensivo para quienes son vegetarianos. Esta historia, lejos de ser una anécdota baladí y excéntrica, se ha convertido en una muestra de las causas de “indignación” que ahora defienden algunos grupos o colectivos, y que han hallado eco en las universidades de nuestro país. El problema radica en que la universidad en general y las facultades de Derecho, en particular, se están convirtiendo, a solicitud de estos movimientos, en lugares con “espacios seguros”, en los que se prohíbe, por ejemplo, expresar ideas, opiniones y argumentos que pudiesen incomodar u ofender a alguien.

 

El problema se exacerba cuando no se necesitan eventos objetivos de ofensa, sino que basta con que la presunta víctima se “sienta” ofendida. Así, pues, se gradúa fácilmente de agente violento ya no solo a una persona, sino también a la enseñanza de la historia, a la exposición de esculturas y cuadros, espacios arquitectónicos, libros, instituciones, comidas y un largo etcétera.

 

La discusión, el debate de ideas, la confrontación teórica, la retórica, la argumentación y el estudio del lenguaje han ido perdiendo protagonismo en las aulas de algunas universidades. Ya no hay tiempo para ello, la educación se torna líquida. Lo políticamente correcto, siguiendo a Steven Pinker, está creando una sociedad infantilizada, adolescente si se quiere, que hace uso del eufemismo para no ofender y del relativismo para ser incluyente. El cuestionar “verdades” ya no es una característica de la racionalidad científica, sino un acto abusivo de arrogancia y de discriminación. Paradójicamente, enarbolando la bandera de la lucha por la tolerancia, se pretende censurar el pensamiento distinto. La razón viene cediendo ante la emoción en la universidad y ello no es recomendable.

 

La iglesia, el hogar, el lugar de trabajo, pueden ser “espacios seguros” en los que no se discuta mi ideología o mis creencias, pero la universidad jamás debe abandonar su papel fundamental de hacer pensar críticamente a quienes allí se forman.

 

   

JOSÉ LEONARDO SUÁREZ RAMÍREZ, abogado y catedrático.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 21907 veces
44596

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 14155 veces
44675

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 8722 veces
44715

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6529 veces
44656

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5251 veces
44673

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5143 veces
44605

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4846 veces
44686

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4587 veces
44590

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4036 veces
44659

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3775 veces
44632

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
43677

Compartir por ×

Correo electrónico
43999

Compartir por ×

Correo electrónico
43929

Compartir por ×

Correo electrónico
44071

Compartir por ×

Correo electrónico
43299

Compartir por ×

Correo electrónico
33343

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico