Especiales
Buscar Especiales
Especiales Financiero, Bancario y Seguros

‘Fintech’, una herramienta segura para el crecimiento económico

46752

Compartir por ×

Correo electrónico
‘Fintech’, una herramienta segura para el crecimiento económico (Bogstock)

Laura Montoya Oviedo

Asociada medium de Jimenez Ruiz & Asociados

 

Uno de los cambios positivos que nos deja el aislamiento causado por el covid-19 es la apresurada adopción de las tecnologías que se han venido desarrollando a lo largo de los últimos años, entre ellos, el e-commerce y las fintech. De estas últimas nos ocuparemos, pues consideramos que son una de las herramientas más fuertes para la tan anhelada “reactivación económica”.

 

Nos hemos cansado de leer cifras (nacionales e internacionales) sobre la incertidumbre y las pérdidas económicas como consecuencia del aislamiento. Por eso, este artículo, sencillo y amigable, busca que tanto inversionistas como consumidores conozcan las bases legales de las fintech y, a su vez, se genere en ellas la confianza que permita su crecimiento.

 

Así las cosas, lo primero es precisar que fintech es la aplicación de tecnología para la prestación de los servicios financieros de una forma innovadora y que busca superar los obstáculos que se presentan en la banca tradicional, satisfaciendo más necesidades y haciendo la vida más fácil.

 

No obstante, esta innovación y el desconocimiento de tales tecnologías, en la mayoría de los casos, genera incertidumbre y desconfianza, lo que dificulta la expansión y el aprovechamiento de las fintech por parte de los consumidores, sobre todo en un país como Colombia, en donde parte de la población prefiere administrar sus recursos en efectivo.

 

Es innegable que estas tecnologías llegaron para quedarse y revolucionar la forma en la que conocemos los servicios financieros y hacer más fácil y amigable la experiencia del consumidor. Con ellas se solucionan problemas como el acceso al crédito, la agilidad en la prestación de los servicios, el conocimiento del cliente, la trazabilidad de las transacciones y la reducción de costos, entre otros.

 

Regulación y supervisión

 

En todo caso, la prestación de algunos de estos servicios financieros implica la captación de dinero del público, lo que hace que las fintech sean de especial atención por parte del regulador y supervisor.

 

La Superintendencia Financiera (Superfinanciera) ha creado InnovaSFC, que es un grupo de trabajo de innovación y tecnología que tiene por objeto apoyar la innovación en el sector financiero, para lo cual dio origen al hub, que funciona como el punto de contacto entre la Superfinanciera y los empresarios interesados en desarrollar fintech, con el fin de que estos últimos puedan acercarse al marco regulatorio colombiano y a los mecanismos de supervisión a los cuales estarán cobijados.

 

Adicionalmente, la Superfinanciera puso a disposición del empresario la arenera de supervisión que funciona como un espacio para realizar pruebas de funcionamiento de las fintech en un escenario controlado y supervisado. En este, se evidencia el impacto y los posibles inconvenientes de la fintech en estudio, que permiten vislumbrar un resultado más acertado respecto de la autorización para su funcionamiento o, en su defecto, ordenar el desmonte de la operación en la cual se asegure la protección de los derechos de los consumidores.

 

En todo caso, y para mayor protección de los recursos y la confianza del público, las fintech deben cumplir con las normas de regulación prudencial, esto es, un capital mínimo para su creación, mantener niveles de liquidez y solvencia, contar con sistemas de administración de riesgos y tener planes de continuidad del negocio y un gobierno corporativo claro y transparente que permitan evidenciar el procedimiento para la toma de decisiones, el manejo de los conflictos de interés y, por supuesto, el cumplimiento de las normas que protegen al consumidor financiero.

 

Todo esto es evaluado por la Superfinanciera al momento de otorgar la licencia de funcionamiento a estas fintech, pues, como cualquier entidad que preste servicios financieros en Colombia, tradicionales o no, deben tener una licencia de funcionamiento que les permita desarrollar esa actividad.

 

Ejemplo de lo anterior es que aquellas fintech que presten servicios de ahorro o banca digital deben solicitar licencia para operar como establecimiento bancario, compañía de financiamiento, corporación financiera, sociedad especializada en depósito y pagos electrónicos. Del mismo modo, aquellas que tengan como finalidad la colocación de recursos en modalidad de crédito digital pueden solicitar licencia como establecimiento bancario, compañía de financiamiento, entidades cooperativas de carácter financiero o corporación financiera. Lo anterior teniendo en cuenta que en los servicios que prestan se realiza la actividad de captación e intermediación de recursos del público.

 

Hay que tener en cuenta que la regulación y supervisión financiera en Colombia no está direccionada o enfocada con base en las entidades que prestan el servicio, sino en la actividad como tal que implique el manejo, el aprovechamiento o la inversión de los dineros captados del público. Por eso, aquellos emprendimientos que coloquen dinero con recursos propios en calidad de crédito, es decir, no captados del público, no requieren licencia de funcionamiento otorgada por la Superfinanciera, sino que debe ser otorgada por la Superintendencia de Industria y Comercio, dado que son ellas quienes asumen directamente los riesgos y no está en juego la administración de los dineros captados del público y la confianza del mismo.

 

Coherente con lo anterior es que, aunque una entidad ya se encuentre vigilada por la Superfinanciera por la actividad que presta, si decide incursionar en el mundo del fintech, debe solicitar autorización ante el supervisor o pedir la licencia respectiva.

 

Transformación digital

 

Adicionalmente, y ante la creciente necesidad del uso de las fintech, el Gobierno ha establecido entre sus objetivos la “transformación digital para el emprendimiento y la productividad”, para lo cual contempla objetivos específicos como “nuevas tecnologías para promover la inclusión financiera (open banking, fintech, factoring), promoción de las sociedades especializadas en pagos y depósitos electrónicos y la adopción de nuevas tecnologías en medios de pago y la expedición de regulaciones transversales para la industria de servicios financieros (fintech, identidad digital nacional, blockchain y protección de datos)”.

 

El artículo 166 del Plan Nacional de Desarrollo, expedido mediante la Ley 1955 del 2019, establece que aquellos que quieran prestar servicios financieros a través de una fintech pueden constituirse y solicitar una licencia temporal, que no supere los dos años, pero, en todo caso, deberá cumplir con toda la regulación citada. Sin embargo, hay que resaltar que el proceso aún no ha sido reglamentado por el Ministerio de Hacienda.

 

Así las cosas, hacemos la invitación al lector y al consumidor financiero a permitirse explorar el mundo de las fintech, pues estas otorgan al consumidor, además de la seguridad mencionada, ciertos beneficios que permiten mejorar la administración de su patrimonio, como lo son, entre otros, mayores oportunidades y facilidades para ahorro o, incluso, acceder a un crédito, mediante bancos digitales o neobancos; invertir en proyectos productivos que le generen rentabilidad mediante emisión de valores que representen capital o deuda sobre el proyecto o financiar su proyecto productivo, a través de las plataformas de crowdfundig; realizar pagos y transferencias seguras e inmediatas, mediante pasarelas de pago; adelantar una planeación y administración de los recursos a través de las billeteras virtuales; administrar portafolios de inversión por medio de las wealthtech; utilizar los roboadvisors para obtener una asesoría en línea específica que le permita tomar decisiones acertadas sobre inversiones, teniendo en cuenta el perfil de riesgo, o adquirir seguros a través de las insurtech.

 

Las fintech son una herramienta segura que permite al consumidor acceder, según prefiera, dada la mayor oferta de servicios innovadores, a diferentes productos y alternativas, con el fin de hacer crecer su patrimonio o administrarlo de una forma más eficiente.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 18793 veces
47796

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 9588 veces
47769

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 8683 veces
47853

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6294 veces
47822

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6264 veces
47892

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5029 veces
47817

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4453 veces
47887

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4211 veces
47768

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3335 veces
47836

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2244 veces
47886

Compartir por ×

Correo electrónico
35758

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 7784 veces
42823

Compartir por ×

Correo electrónico
44584

Compartir por ×

Correo electrónico
43707

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6506 veces
45924

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 6174 veces
44932

Compartir por ×

Correo electrónico
46873

Compartir por ×

Correo electrónico
43907

Compartir por ×

Correo electrónico
44877

Compartir por ×

Correo electrónico
45801

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico