Mirada Global
Buscar Mirada Global
Mirada Global

Prohibir el uso del dinero en efectivo es coartar la libertad

15842

Compartir por ×

Correo electrónico
Daniel Raisbeck

 

 

En 1661, Suecia fue el primer país en Europa en introducir billetes – emitidos por bancos privados - como forma de pago comercial. En el futuro cercano, Suecia podría ser el primer país del mundo en eliminar del todo el uso del dinero en efectivo y establecer un sistema de pagos únicamente electrónicos.

 

Niklas Arvidsson, profesor del Instituto Real de Tecnología sueco, le dijo al diario The Guardian que, actualmente, el 80 % de las compras en Suecia se hacen electrónicamente. Esto trae ventajas, explica, como la reducción de robos contra el transporte público y los bancos, donde en la mayoría de los casos no se recibe efectivo.

 

The Guardian menciona las desventajas para los turistas sin acceso al sistema electrónico de pago sueco y para las personas mayores que, prefiriendo usar el efectivo, resultan excluidas de gran parte de la economía. También hay quienes se preocupan por su privacidad en un mundo virtual, donde cada uno de sus pagos electrónicos puede ser rastreado sin excepción, ya sea por el Estado o por grandes compañías.

 

La imposición de un sistema de pagos únicamente electrónicos, sin embargo, trae desventajas mayores. Estas han salido a la luz, ya que ciertos grupos de funcionarios y banqueros en países como Alemania, Reino Unido y Colombia abogan por la prohibición completa del dinero en efectivo.

 

El ex parlamentario alemán Frank Schäffler, por ejemplo, afirma que, en una economía donde la deuda pública y bancaria crece diariamente, el uso del efectivo no permite que los gobernantes descarguen todo el peso de la deuda estatal sobre los hombros de los gobernados. Según Schäffler, el efectivo también impide “que los bancos puedan hacer girar una rueda del crédito cada vez más grande”.

 

La razón principal es que, en Alemania, como en otros países, más del 90 % del dinero disponible es escritural; se encuentra meramente en las cifras de las “cuentas de ahorro o corriente de los depositantes, entre otras fuentes”.

 

Así que si todos los depositantes deciden al mismo tiempo retirar del banco todo su dinero – o al menos una porción sustancial –, los bancos no tendrían suficiente efectivo para entregarles lo que les pertenece. Tal ha sido la experiencia reciente de los ahorradores víctimas de los “corralitos” en ArgentinaChipre y Grecia.

 

Para evitar los pánicos bancarios, los bancos centrales obligan a los bancos comerciales a mantener un porcentaje mínimo del total de los depósitos de sus clientes en efectivo como reserva permanente.

 

En la eurozona, explica Schäffler, la reserva mínima permanente que deben guardar los bancos comerciales es de solo el 1 %. Así que un banco puede emitir un crédito por 99 euros cada vez que un cliente deposita 100 euros en su cuenta de ahorros.

 

Y, si el prestamista deposita sus 99 euros en una cuenta de ahorros y el proceso se repite sucesivamente, resulta que, al recibir un depósito de unos 100 euros, cualquier banco comercial de la eurozona puede crear 10.000 euros en crédito.

Sin dinero en efectivo y sin reservas mínimas siquiera del 1 %, sin embargo, no habría límite a la cantidad de dinero que un banco puede crear de la nada, escribe Schäffler.

 

El colosal incremento de la deuda es un evidente peligro que surgiría al prohibir el dinero en efectivo. Y el peligro se vuelve más palpable donde los bancos centrales han establecido tasas de interés negativas, como en el caso europeo (BCE), el sueco y el japonés.

 

Como explica Allister Heath en el diario Daily Telegraph, las tasas de interés negativas no han conducido a corralitos hasta el momento porque, en general, las personas aún consideran que las ventajas de depositar dinero en un banco comercial son sustanciales.

 

Tal situación se puede mantener con tasas de interés del -0,5 %, explica Heath. Si las tasas se reducen a un -4 %, sin embargo, puede que los ahorradores “redescubran las virtudes” de las cajas fuertes domésticas, de la propiedad raíz o de la bolsa de valores.

 

La combinación entre las tasas de interés negativas y la prohibición del efectivo significa obligar a los ciudadanos a perder su dinero en los bancos.  Pero con alternativas como el bitcoin, una moneda descentralizada e independiente de todo banco central, será difícil para los gobiernos imponer tal coerción.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 6604 veces
40897

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4569 veces
40899

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3282 veces
40904

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3135 veces
40905

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2769 veces
40895

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2750 veces
40906

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1337 veces
40887

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1206 veces
40894

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 1092 veces
40901

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 831 veces
40917

Compartir por ×

Correo electrónico
15773

Compartir por ×

Correo electrónico
30904

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 89 veces
27360

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 84 veces
23719

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 68 veces
17977

Compartir por ×

Correo electrónico
12592

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 45 veces
30729

Compartir por ×

Correo electrónico
30340

Compartir por ×

Correo electrónico
22944

Compartir por ×

Correo electrónico
29127

Compartir por ×

Correo electrónico
13598

Compartir por ×

Correo electrónico
14244

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 64 veces
13024

Compartir por ×

Correo electrónico
30523

Compartir por ×

Correo electrónico
14990

Compartir por ×

Correo electrónico
32930

Compartir por ×

Correo electrónico
33218

Compartir por ×

Correo electrónico
30977

Compartir por ×

Correo electrónico
12267

Compartir por ×

Correo electrónico
11832

Compartir por ×

Correo electrónico