banner 20 años
Crear y guardar en nueva carpeta
Administrativo
Buscar Administrativo

“Bogotá mejor para todos y todas”, eslogan de la Alcaldía de Bogotá por orden judicial

Compartir por ×

Correo electrónico
“Bogotá mejor para todos y todas”, eslogan de la Alcaldía de Bogotá por orden judicial (Juan Rojas)

En desarrollo de una acción de cumplimiento interpuesta por el representante Alirio Uribe Muñoz, un juzgado administrativo ordenó a la Alcaldía Mayor de Bogotá que, dentro de los 20 días siguientes a la ejecutoria de dicha providencia, “se desplieguen los procedimientos administrativos y las medidas que sean necesarias para que en adelante se modifique el lema del gobierno distrital de turno ‘Bogotá mejor para todos’, para que el mismo corresponda a la expresión ‘Bogotá mejor para todos y todas”.

 

Esto por cuanto el Concejo Distrital expidió el Acuerdo 381 del 2009, mediante el cual se promueve el lenguaje incluyente, se propende por un enfoque de género y se insta a todas las autoridades del Distrito Capital a cumplirlo tanto en documentos, intervenciones, alocuciones y demás medios oficiales.

 

En su defensa, la alcaldía manifestó que la palabra “todos” no contiene una perspectiva de género y que es ampliamente incluyente, porque involucra no solo a los seres humanos, sino también a los demás seres vivos; además, la Real Academia de la Lengua Española (RAE) ha precisado que este uso del lenguaje “difunde usos ajenos a las prácticas de los hablantes e imposibilita la comunicación efectiva” y atenta contra el principio de economía del lenguaje.

 

No obstante, con fundamento en un concepto de la Directora de la Escuela de Estudios de Género de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional, el juez explicó que “teniendo en cuenta que la histórica semántica del castellano es indudablemente androcéntrica y su corrección debe iniciarse en la sociedad y no precisamente en los diccionarios, el uso de la frase ‘todas y todos’ configura una acción afirmativa” que protege a todos los grupos sociales discriminados.

 

Agregó que la administración distrital ha desestimado los procesos que se venían adelantando en favor del uso del lenguaje incluyente y que no es de recibo el uso de la expresión “todos” con fundamento en lo preceptuado por la RAE, porque “la regularización lingüística que realiza esta institución cultural persiste en la conservación de patrones que reproducen la dominación del género masculino y que esta sea avalada universalmente, sin cuestionamiento alguno”.

 

En ese sentido, la expresión “Bogotá mejor para todos”, al emplear un genérico masculino “que sutilmente discrimina a las mujeres, quienes no se sienten identificadas con él”, debe ser modificada en aras de reivindicar el derecho a las mujeres a la igualdad efectiva y material.

 

De igual forma, se indica que el Concejo deberá usar las expresiones “concejales y concejalas”, tanto en actos como en documentos oficiales.

 

Por último, el fallo señaló que la repercusión económica que pueda derivar el cumplimiento de la orden debe comprometer apropiaciones presupuestales futuras.

 

Uso del lenguaje

 

Sobre esta temática, el profesor Fernando Ávila explicó que existen palabras de género epiceno. Esto contempla “las voces que siempre van en masculino, aunque se refieran a mujer, ‘ella es un auténtico ídolo de sus fanáticos’, o siempre en femenino, aunque se refieran a hombre, ‘Juan Pérez fue la primera víctima de la recesión’”.

 

Por lo anterior, sostiene que “para las normas del idioma no es necesario decir ‘los colombianos y las colombianas’, ‘los padres y las madres’, ‘los primos y las primas’. Basta usar el masculino para referirse a los miembros del grupo, independientemente de su sexo”.

 

El mismo enfoque ha reconocido la RAE al explicar que “este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico”, por lo que la mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto.

 

Sin duda este tema ha despertado polémica en todo el mundo. Semanas atrás, el gobierno francés prohibió la utilización del lenguaje incluyente, considerando que las comunicaciones oficiales debían ajustarse a las reglas gramaticales y de sintaxis por motivos de inteligibilidad y claridad, lo cual generó el rechazo de movimientos feministas que lo consideran discriminatorio. ¿Cuál debe ser la regla aplicable? (J. P. Luis Mora Bejarano).

 

Documento disponible para suscriptores de LEGISmóvilSolicite un demo.

 

Reciba nuestro

boletín de noticias

TOP 10 MÁS POPULAR

Visto 12039 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 11591 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 6121 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 5583 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 4139 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 3369 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2511 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2295 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Visto 2270 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 89 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 84 veces

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 68 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Compartido 45 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 57 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico
Comentado 41 veces

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico

Compartir por ×

Correo electrónico