Una de las decisiones más importantes de este año fue sin duda la Sentencia T-480 del 2016, la cual, por primera vez, reconoce que sí existe un vínculo laboral entre el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y más de 100 madres comunitarias.

 

Ámbito Jurídico entrevistó al abogado Juan Pablo Mantilla, encargado de interponer este amparo, para hablar sobre los pormenores y los  principales efectos de este fallo que, debe decirse, pone fin a un debate que se venía adelantando desde hace 18 años en la Corte Constitucional, por cuenta de un salvamento de voto.

 

Jurista de la Universidad Santo Tomás y coordinador jurídico del sindicato más importante que agrupa a estas trabajadoras, fue enfático también en responder los argumentos que sostienen una posible quiebra del ICBF y en adelantar qué otro tipo de trabajadores estarían en las mismas condiciones de las madres comunitarias.