El pasado 31 de enero, Jorge Octavio Ramírez fue elegido Presidente del Consejo de Estado, justamente en el año en que se conmemora su bicentenario y en el que se espera la cristalización de uno de los eventos políticos y jurídicos más importantes del país: el Acuerdo de Paz con las Farc.

 

Este alto dignatario nació en Pereira, pero desde muy temprana edad se trasladó a Medellín, en donde adelantó sus estudios y ejerció su profesión como abogado y magistrado del Tribunal Administrativo de Antioquia, tal vez uno de los cargos que más recuerda y que lo forjaron para llegar a ser consejero de la Sección Cuarta.

 

En su primera entrevista dada a un medio de comunicación como presidente, Ramírez habló sobre sus principales retos al frente de la corporación, las medidas que buscan solucionar la congestión judicial, el posconflicto, así como la relevancia de la justicia administrativa frente a los últimos escándalos de corrupción que han salido a la luz pública.