Es contraproducente analizar el testimonio del infante, particularmente en la entrevista forense que realiza el defensor de familia, bajo la óptica formal y material, como si se tratara de adultos, e introducir al menor en aspectos tan complejos como el postulado del artículo 33 de la Constitución.

 

En ese sentido, a la luz del principio pro infans, cuando los menores sean sujetos pasivos de un delito y deban ser entrevistados e interrogados sobre las situaciones de las que fueron víctimas, debe integrarse el artículo 44 de la Carta Política, referido al interés superior de los niños.

 

Así lo señaló la Corte Constitucional, al tutelar los derechos de una menor presuntamente víctima de actos sexuales abusivos ocasionados por un familiar. En la revisión de la tutela, el alto tribunal enfatizó que la participación de los niños en el proceso penal no debe ser un ejercicio simbólico, sino real y efectivo, lo que implica que se les ofrezca información que puedan comprender, de acuerdo con su nivel educativo.

 

La corporación recordó que los menores de edad pueden ser citados como testigos en los procesos penales que se adelanten contra los adultos, fuera del recinto de la audiencia. Sus declaraciones solo las podrá tomar el defensor de familia, con un cuestionario enviado previamente por el fiscal o el juez, cuyas preguntas no deben ser contrarias al interés superior del infante.

 

Excepcionalmente, el juez podrá intervenir en el interrogatorio, para que la pregunta sea respondida o para que se haga de manera clara y precisa. El mismo procedimiento deben adoptar los funcionarios competentes para las declaraciones y entrevistas que deban ser rendidas ante la policía judicial y la fiscalía durante la indagación o investigación, advirtió el alto tribunal.

 

La Corte advirtió que las autoridades deben ser excesivamente cuidadosas al aplicar cualquier figura jurídica que afecte el núcleo esencial de los derechos de los niños o que implique una regulación completa o integral de sus facultades o mecanismos de defensa.

 

Por lo tanto, la entrevista forense a los menores abusados debe llevarse a cabo por expertos en sicología o cualquier otra ciencia del comportamiento humano, en un ambiente de confianza que influya en la declaración libre del menor.

 

(Corte Constitucional, Sentencia T-117, mar. 7/13, M. P. Alexei Julio Estrada)