Sala Edición 5 - Imagen Principal

 

Carolina Rozo

Socia de Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría

 

Andrea Caicedo

Asociada principal del Área de Impuestos y Comercio Internacional de Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría

 

Dando alcance a la nueva regulación aduanera, la Dian ha comenzado a evaluar el riesgo de los diferentes operadores de comercio exterior y a establecer el grado de confianza que cada uno de estos les genera, calificándolos con un riesgo bajo, medio o alto.

 

De esta forma, quienes sean calificados con riesgo bajo podrán desarrollar sus operaciones libres de control aduanero simultáneo al momento de la importación o exportación, haciéndolas más ágiles y ser calificado como operador de comercio exterior, importador o exportador de confianza, así como operador económico autorizado y exportador autorizado, accediendo a tratamientos preferenciales.

 

Por su parte, quienes estén calificados como operadores de riesgo medio y alto serán objeto de mayores controles en sus operaciones de importación o exportación y no tendrán la posibilidad de obtener un concepto favorable de la Dian que les permita gozar de beneficios aduaneros.

 

Teniendo en cuenta que en el proceso de calificación de los operadores de comercio exterior uno de los factores más importantes que se evalúa es el cumplimiento de obligaciones y responsabilidades tributarias, aduaneras y cambiarias, es fundamental adelantar cuanto antes procesos de auditoría internos para identificar riesgos y contingencias, analizar sus efectos y tomar las medidas necesarias para reducir o eliminar, si es posible, las situaciones o prácticas que los generaron.

 

Es momento, entonces, de preguntarse cuál es su riesgo como operador de comercio exterior y comenzar a implementar sistemas de administración del riesgo de sus operaciones no solo a nivel aduanero, sino también tributario y cambiario, de manera que sea posible ser considerado como un actor confiable para la Dian.